Prácticas comunicacionales y vida social

Área: Prácticas comunitarias y experiencias colectivas de comunicación
Palabras claves: intercambio social, multiplicidad de voces, procesos comunicacionales
Autor: Rodriguez Luiz, Fernando
Universidad de Pertenencia: Universidad Nacional de San Luis
Contacto: rodriguezluiz@yahoo.com.ar

La concentración de los medios en grupos hegemónicos no permite, a simple vista,  superar el dilema que se plantea de alcanzar una ciudadanía construida democráticamente, en un escenario comunicacional  condicionado por  los discursos hegemónicos.  pero también se observan otras prácticas sociales-comunicativas que aparecen como conformadoras de sentido, aportando más a la construcción de una ciudadanía positiva que la comunicación de los mass media.  identificar, describir y analizar esas prácticas, y su aporte a la configuración de ciudadanos,  es la inquietud que motiva este trabajo, y aparece como una tarea compleja y artesanal. se parte del supuesto que ciertas prácticas comunicativas contribuyen a conformar ciudadanía, dado que estimulan el diálogo por sobre el monólogo, la comunicación bidireccional horizontal por sobre la unidireccional descendente, el consenso por sobre la imposición; así se construye una comunicación que implica el protagonismo de los actores en la construcción colectiva de sentido.  la comunicación pasa de ser un instrumento, un medio en manos de los sectores de poder, a ser un espacio de encuentro que contribuye a la consolidación de sujetos colectivos e individuos autocentrados.

producto de una investigación previa[1], en la que se analizó el rol de los medios en la construcción de la ciudadanía en san luis, se observó la relevancia de los mismos en la misma. una de las premisas que sostienen este planteo es que actualmente, “los medios tienen un rol central en la configuración de sentido social en el espacio público” (mata 2001). es así que la investigación analizó la configuración de los medios en la provincia, las audiencias, y algunas de las relaciones de los ciudadanos con los medios.  en este punto, cabe aclarar que se plantea una significativa relación entre la construcción de ciudadanía y los procesos identitarios de los actores.

en tanto que la ciudadanía comprende una dimensión comunicacional, en la cual los actores pugnan por poner en circulación enunciados que involucran sentidos y representaciones, nos estamos remitiendo a la identidad social de esos actores. parte de este trabajo, pretende indagar en los procesos en los cuales se ponen en juego estos enunciados; procesos que, a su vez, forman parte del proceso mayor  en el cual los individuos y los grupos constituyen sus identidades sociales.

una de las observaciones que surgen de lo indagado, es que la concentración de los medios en grupos hegemónicos no permite, a simple vista,  superar el dilema que se plantea de alcanzar una ciudadanía construida democráticamente, en un escenario comunicacional  condicionado por  los discursos hegemónicos.  mata (2001), señala que “la monocorde voz de los medios masivos ahoga la polifonía que una comunicación y una sociedad democrática requieren”, y que “esa polifonía no puede restaurarse a través de una inclusión mediada, según la lógica mercantil y mediática”.

esta polifonía de voces es a la vez una muestra de las múltiples identidades sociales que emergen como uno de los resultados de la modernidad en crisis[2], que en desmedro de las identidades fuertes, masiva y de larga data, permite la aparición de identidades locales, acotadas y, en algunos casos, efímeras.

cuando analizamos los proceso comunicacionales, observamos que estas identidadesse expresan prioritariamente enotros ámbitos de expresión, por fuera de los medios concentrados en los grupos hegemónicos, en donde se daotro tipo de prácticas sociales-comunicativas que aparecen como conformadoras de sentido, aportando más a la construcción de una ciudadanía positiva[3]que la comunicación de los mass media.  identificar, describir y analizar esas prácticas, y su aporte a la configuración de ciudadanos,  es la inquietud que motiva este trabajo, y aparece como una tarea compleja y artesanal.

se parte del supuesto que ciertas prácticas comunicativas contribuyen a conformar ciudadanía, dado que estimulan el diálogo por sobre el monólogo, la comunicación bidireccional horizontal por sobre la unidireccional descendente, el consenso por sobre la imposición; así se construye una comunicación que implica el protagonismo de los actores en la construcción colectiva de sentido.  a su vez, la identidad social de estos actores es parte central del proceso, ya que las representaciones y los sentidos asociados a las mismas se ponen en juego.la comunicación pasa de ser un instrumento, un medio en manos de los sectores de poder, a ser un espacio de encuentro que contribuye a la consolidación de sujetos colectivos e individuos autocentrados.


[1]en el proipro nº 4-2312 “ciudadanía y medios de comunicación: contextos y articulaciones”, fch-unsl, 2013.

[2] elegimos este término para referirnos a los procesos sociopolíticos que transformaron la sociedad en los últimos 40 años, por sobre otros términos como “posmodernidad”, “hipermodernidad” o “modernidad tardía”. una caracterización amplia de estos procesos se encuentra en la era de la información, de m castells (1997).

[3] relacionamos este concepto con el de “libertad positiva”, de isaiah berlin (2005). más adelante en el texto se especifica el mismo.

Publicaciones Relacionadas