Los cambios en el sujeto que atraviesa experiencias de autogestión. El caso de la Unión Solidaria de Trabajadores de Villa Domínico

Área: Comunicación e identidades
Palabras claves: autogestión, comunicación, experiencias
Autor: Bergonzi, Gabriel
Universidad de Pertenencia: UNQ – CIN
Contacto: elaleph7_2@hotmail.com

Resumen

El presente trabajo intentará diagramar una cartografía general a partir de los cambios acontecidos en la vida personal de quienes son parte de la Cooperativa Unión Solidaria de Trabajadores, en relación a la experiencia directa con la autogestión. Tomando como base ensayos filosóficos e investigaciones sociales, se intentará hacer una lectura de la re-configuración del sujeto en su forma de funcionar en el mundo, en las relaciones con los demás y través de los cambios en la imagen de sí mismos. Ver a través de la narrativa personal, si la experiencia en la que se encuentran inmersos, produjo un cambio en su manera de funcionar y en la forma en que ven el mundo. Tomando en cuenta que, específicamente esta experiencia, que conlleva la aparición de la persona como agente activo del medio en donde se encuentra, está directamente relacionada con el poder, a un nivel micropolítico. Esta cartografía pretende ser, partiendo del mapa de los silencios de Rossana Reguillo, un mapa de poder, basada en la pregunta ¿cómo sería hacer una revolución ahora? Investigar la relación entre la construcción del poder colectivo con el desarrollo personal que conlleva por parte de los sujetos y de los organismos que componen, pretender ser parte de la respuesta a esta pregunta, así como también lo es tratar de comprender éstas experiencias desde una perspectiva en movimiento que vaya más allá de cualquier determinación identitarias que fije. Pensar el poder en movimiento.

Introducción

La Unión Solidaria de Trabajadores en una Cooperativa ubicada en Villa Domínico, Avellaneda. El obrador, su centro de trabajo se encuentra en el CEAMSE, el Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado. Trabajan ahí desde hace 10 años, realizando tareas de mantenimiento y forestación. Tiene un fuerte compromiso con una serie articulada de organizaciones que conforman al barrio en sí, y lleva a cabo proyectos sociales que implican tiempo de trabajo propio, infraestructura y dinero en pos de la educación, salud y organización política de todo un barrio.
Fue hacia el 2003, donde los trabajadores del CEAMSE, fundadores de lo que iba a ser la Cooperativa, sabían de la posibilidad de perder su trabajo. Fue así como comenzaron un plan estratégico para capacitarse y asegurarse de que no los echen. Cito textual a Mario Barrios en entrevista: “si estos se van el trabajo tiene que seguir porque hay que hacer un montón de trabajo, nosotros tenemos que tener garantía laboral, somos los que tenemos mayor experiencia, somos la gente de la zona, ahora lo que tenemos que hacer prepararnos formarnos para que no tengan ningún tipo de excusa para descartarnos” Después de estrategias por parte de la empresa para separarlos, ellos constituyen comisiones internas donde a través de asambleas coordinan resistencia barrial, en articulación a redes de escuelas, vecinos y organizaciones parroquiales en conjunto con el apoyo de la CTA.
Fue así que en el extremo de tensión para con el CEAMSE, se produjo una emboscada por parte del sindicato del CEAMSE y gente de la institución, que fue contrarrestada por todo un grupo de trabajadores que fueron a la sede en Pompeya y que a través de una serie de casualidades inexplicables, pudieron dar batalla y ganarla, abriendo así la posibilidad de que se hable con los directivos sobre el proyecto de Cooperativa con el CEAMSE, y demostrando que no iban a dar el brazo a torcer, ya que lo que defendían era su trabajo y el bienestar de sus familias.
Le sucedió una toma de 15 días del obrador donde opera actualmente la Cooperativa. Experiencia compartida de conocimiento y debate, de momentos compartidos que forjó una red emocional entre los trabajadores y dio perspectiva y viabilidad autogestiva a la propuesta. Desde su conformación, dada gracias al apoyo y fuerza de todo un barrio, se definió el compromiso social a través de proyectos barriales que hasta hoy mantiene. Cito a Mario Barrios “El proyecto era esto: mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, crear nuevas fuentes de trabajo, que nuestra disputa no eran anda más económica sino también cultural, de recuperar el valor del trabajo, comprometernos a trabajar por el medio ambiente, proyectos sustentables, garantizar una mejor alimentación. Se hizo una fundamentación de cosas por las que íbamos a ir.”
Actualmente la Cooperativa produce trabajo para cerca de 90 trabajadores, y está compuesta por un Bachillerato para adultos, extendidos en capacidad edilicia (a mano de los mismos trabajadores) para mayores de 18 años y con planes de extenderlo a más chicos. Tiene un Banquito Popular de la Buena FE: es un impulso a proyectos económicos Pymes del barrio, que luego devuelven el dinero semanalmente. Así como también constituyeron con mano de obra propia y apoyo de la Municipalidad una Cooperativa de Vivienda donde viven trabajadores y vecinos, reacondicionan el jardín maternal, funcionan en conjunto a una red de escuelas, tienen un proyecto Agroecológico y luchan por causas barriales como las inundaciones. Toda una filosofía-política de poder que se constituye en asamblea y se ejecuta físicamente, en constante modulación y crecimiento, y en constante ponerse a sí misma en crisis, para así reflexionar y nuevamente tomar acción.

La Individuación

El devenir es una dimensión del ser, y que corresponde a una capacidad que tiene el ser de desfasarse en relación consigo mismo, de resolverse al desfasarse; el ser preindividual es el ser en el cual no existe fase; el ser en el seno del cual se consuma una individuación, es aquel en el cual aparece una resolución por repartición del ser en fases, que es el devenir; el devenir no es un marco en el cual existe el ser; es dimensión del ser, modo de resolución de una incompatibilidad inicial rica en potenciales.
La Individuación – Gilbert Simondon

La individuación a la luz de las nociones de forma e información, es un libro editado recientemente y es la Tesis de Gilbert Simondon, presentada en 1957. Simondon era profesor de Liceo, en Francia, de física y filosofía. Este libro resulta ser una mezcla de ambas disciplinas y formas de pensamiento. Tomamos este libro que abarca desde los seres físicos, pasando por los seres vivos, los seres psíquicos y finalmente las colectividades de seres. Veremos que los aúna, que los enlaza y los mantiene unidos en un proceso de individuación.
La misma explicación, el libro en sí, surge de un vacío explicativo que Simondon señala, y que es compartido, respecto la génesis del ser. Tanto la vía sustancialista como la vía hilemórfica explican la génesis del ser. La primera dice que el ser se genera en sí mismo, y la segunda dice que se genera con la forma y la materia, pero ninguna de las dos explica cómo, ni en relación a que.
Simondon dice que surge en relación a un medio a través del cual se va desarrollando el proceso de individuación, y se produce la positivización del medio donde se desarrolla. Toda individuación, surge de una determinada realidad preindividual, un conjunto de órdenes que determinan potencialmente los cuerpos del proceso de individuación. Los posibles tipos de devenires, que puede tomar y tornar. Estos órdenes pueden saturarse de energía y entrar en contacto con otros órdenes de alguna otra realidad preindividual y entrar así en un equilibrio metaestable. Simondon explica que gran parte de ese vacío teórico que hay entre ambas explicaciones, el cómo se constituye y genera el ser, es en parte por la imposibilidad de formulación de la idea de que puede constituirse un equilibrio en movimiento. Y el dice que esa imposibilidad se debe a que la formulación de esa idea surge de la física moderna.
Cuando ese orden se satura de energía puede entrar en contacto con algún otro orden y devenir en equilibrio metaestable. Si ese equilibro se mantiene, puede transformarse en un sistema energético estructurado y esto puede ofrecer nuevos pisos denominados dominios donde pueden darse nuevos contactos entre ordenes de diferentes realidades preindividuales y así seguir el proceso de individuación. El autor dice:
“La participación, para el individuo, es el hecho de ser elemento de una individuación más vasta por intermedio de la carga de realidad preindividual que el individuo contiene, es decir gracias a los potenciales que encierra.”
“Ese viviente que es a la vez más y menos que la unidad que conlleva una problemática interior y puede entrar como elemento en una problemática más vasta que su propio ser.”
Simondon, cuando comienza su explicación con los seres físicos, explica el caso de los cristales. En los cristales, queda el pasado grabado, las intersecciones de contactos entre ordenes, ya sean los elementos químicos presentes en el agua o la atmósfera sumado a la temperatura, grabados en el interior de los cristales, y con una posibilidad de nuevas individuaciones en su superficie. Lo que hace del cristal un proceso de individuación cuyo pasado se encuentra dentro y el futuro fuera, a flor de la piel. La superficie del cristal es el nuevo dominio donde puede seguirse el proceso de individuación.
En el caso de la UST, es un proceso de distintos órdenes, saturados de energía, diferentes realidades preindividuales que entran en equilibrio metaestable y forman sistema estructurados energéticamente en este caso, una Cooperativa en conjunto proyectual con un barrio y con diferentes dominios o sea nuevos pisos de individuación que posibilitan nuevas individuaciones. En este caso, el Bachillerato Popular, el Banquito de la Buena Fe, el Agroecológico, las comisiones barriales, y los proyectos que la UST tiene con el barrio.
La activación de dichos órdenes presentes en las realidades preindividuales son consideradas como relaciones y tienen categoría de ser, son en sí misma proceso de individuación, y son fases del ser.
Establece una diferencia entre los seres vivos y los seres psíquicos, que es que los seres psíquicos pueden pensarse a sí mismos como parte de un problema y así concebir soluciones a los desencajes de los equilibrios metaestables. Las Asambleas son procesos de relaciones entre ordenes de un sistema estructurado en Cooperativa, y por esto son un estado de resonancia es decir un espacio donde ese organismo compuesto por los trabajadores y gente del barrio, que es la UST, puede verse a sí mismo y actuar según ello. Cito: “El individuo constituido transporta consigo una cierta carga asociada de realidad preindividual, animada por todos los potenciales que la caracterizan; una individuación es relativa como un cambio de estructura en un sistema físico; un cierto nivel de potencial se conserva, y son aún posibles otras individuaciones. Esta naturaleza preindividual restante asociada al individuo es una fuente de estados metaestables futuros de donde podrían surgir nuevas individuaciones”.
Todo el proceso de individuación que es la UST, tiene una realidad preindividual basada en lo que podríamos descifrar en aquello que Mario Barrios comentaba que era la intención base de la Cooperativa. Esta disputa cultural, crea y define el campo de posibilidades, o sea el rango de intenciones últimas que la UST propone realizar. ¿Pero cuáles serían los órdenes en la UST, que una vez saturados de energía, pueden entrar en relación con otros órdenes? ¿Cuál sería la energía necesaria para saturarlos? ¿Cuáles son el rango de posibilidades? Pienso que la energía pueden ser el dinero suficiente, fuerza física suficiente, ganas, conocimiento y el tiempo para poner todo esto en funcionamiento, o sea aquella energía, que por sí sola no valen, sino que vale en relación a algo. Y ese“algo” serían los órdenes. El dinero tiene que alcanzar a ser un número suficiente para cada trabajador, como para poder vivir digna y cómodamente, para que éste orden se llene, y haya ganas, fuerza, y dinero para seguir otros proyectos o inversión para nueva maquinaria. Lo mismo el conocimiento necesario para realizar los proyectos.
En el capítulo dedicado a las individuaciones colectivas, donde entra la UST, hay un tipo de enlace entre el sujeto, su realidad preindividual activada hacia las otras realidades preindividuales, ya sea de personas o de los dominios donde se encuentran (Bachillerato, proyecto agroecológico), menciona y da como concepto los enlaces afecto-emocionales donde cada persona da a la relación aquello indeterminado natural que surge y comienza a formar parte de lo colectivo. O sea aquello que le sale de dentro, fenómeno que hace a cualquier relación entre personas. Este es uno de los principales enlaces a través de los cuales se mantiene aunado todo el proyecto de la UST, y sobre el cuál se dan los principales cambios en el sujeto. El apoyo, el cariño o afecto, el compañerismo y la vocación funcionan como grandes pilares del entramado de compromiso que requiere el proyecto.
Como es el caso de una de las vecinas, que devino en proceso de individuación con el bachillerato y en su cambio como persona: adelgazó, dejo de creer en lo que otros decían que ella era, recupero su autoestima, termino el secundario, se recibió de enfermera y hasta piensa en separarse de su marido. Un proceso de individuación donde a través del medio se descubrió a si misma.

Los Ritmos del Pachakuti

La apertura del Pachakuti consiste en Acciones colectivas de deliberación y toma de acuerdos, organización y construcción de confianza (…) logró la participación de miles y miles de personas para trastocar el conjunto de represivas relaciones sociales. Lo menciona como conjunto de sucesos que dieron forma al Pachakuti, sucesos que exigen escuchar y entender sus ritmos. Establece como base recuperar la dignidad, la autonomía y la capacidad de cooperar.
Establece la presencia de contenidos y anhelos políticos sumergidos que son los que pueden ayudarnos a producir un porvenir distinto y un presente aceptable.

Los Ritmos del Pachakuti, es un libro editado por Tinta Limón, de Raquel Gutiérrez Aguilar. El mismo es una reflexión, investigación, y propuesta de nueva posición teórica con respecto a los procesos de movimientos sociales que implican poder colectivo político. Se enfoca en los levantamientos en Bolivia entre los años 2000 y 2005, que culminaron con la presidencia de Evo Morales. La llamada guerra del agua que sacudió todo un proceso de emancipación, pero a la vez se enmarca en el debate por el poder conseguido por una vía aparte al Estado.
Su propuesta teórica es lo que ella llama tiempo de Pachakuti, una propuesta de tiempo dislocado y anacrónico, donde procesos del pasado, partes de pliegues de tiempo que están presentes en el pasado, repercuten, resuenan en el presente; de a saltos, como una especie de aliento. Esta propuesta implica pensar no a través de identidades, o sea de caracterizaciones fijas sobre las cosas o sobre el objeto de estudio. Sino que implica un enlace subjetivo con y hacia ese objeto de estudio, sea en este caso los movimientos sociales. Es un intento de ver el movimiento que se esta produciendo en dicho procesos sin fijarlo en categorías fijas, en identidades. Ver el proceso mediante el cual, el interior del individuo resuena y hasta repercute en lo colectivo, gracias a la manifestación del Horizonte de deseo. Ese horizonte de deseo, es el punto en movimiento dentro de los movimientos sociales, y que no surge de una caracterización fija y una norma de lo que es, sino que surge como resultado y repercusión de hechos de acciones que al realizarse, activan nuevos horizontes posibles que pueden combinarse al deseo y transformar el camino colectivo que se está siguiendo como movimiento, en nuevos proyectos de poder,
Pero el ver estos movimientos como proceso de emancipación, requiere para la autora referirse a este término también históricamente, y es aquí donde se diferencia del comunismo, diciendo que la idea de llegar con el poder obrero al control estatal, no es el tipo de construcción de poder a través del cual se produce la emancipación, sino que la misma se da al “sacarse la mano del patrón” recuperando la etimología de esa palabra, así como también se da en la recuperación del propio espacio-tiempo. La UST como experiencia de autogestión se enmarca dentro de esta definición de emancipación, porque constituyó y constituye dentro de los cambios en la vida de las personas que forman parte del proyecto, el dominio del propio espacio y del propio tiempo, sea desde la batalla física que tuvieron que llevar a cabo para que la aceptaran como cooperativa (lo que es instituir el propio espacio-tiempo) hasta la construcción de casas para trabajadores y vecinos (espacio para familias y tiempo ahorrado en esfuerzo para conseguirla) como también la graduación a través del Bachillerato para adultos, tiempo que se da ahora como oportunidad para quienes quedaron desfasados del tiempo social para esto.
La UST es así una experiencia de autogestión que es emancipativa en sus características y que presenta Ritmo de Pachakuti, por citar en sus ritmos y sentidos, partes de la historia, no solo de la Argentina sino también de la historia personal de cada uno de los sujetos que participan.

La Emancipación

(…) la ignorancia es no querer saber el propio fundamento, la inconsciencia de esa deuda histórica sobre el cuál afirma cada uno su propio privilegio. Ignorancia es aquí haber hecho del propio ser el cementerio de los otros consumidos. Esto porque no se ha fundado la Segunda República, que consiste en la revolución económica, de ser consciente en la materialidad del mundo, del dolor y el trabajo del otro. Recibir en el dolor propio y neto de cada ser humano de “ser abandonado en el mundo” al otro.
Porque por mucho que “sepan” serán siempre ignorantes: ignorarán en su cuerpo el sentir del otro sobre el cual el verdadero saber se desarrolla en verdad. Y no en la mentira de los que, al ocultarlo, deberán siempre simular que no son lo que en realidad sienten: que en verdad no sienten profundamente nada, salvo la angustia de la propia muerte que los acompañará para siempre, por cada cuerpo insensible es el lugar que encierra un muerto en sus entrañas.
Filosofía y Emancipación: Simón Rodriguez, el triunfo de un fracaso ejemplar.

Siguiendo con la idea de Emancipación, tomaremos una serie de autores que nos ayudaran a reflexionar acerca del hecho emancipativo. Tenemos a León Rozitchner, filósofo argentino, que reflexiona como eje de la revolución el recibir a los otros en el propio dolor. También señala cómo la Izquierda desplaza en su plan revolucionario el único factor revolucionario que puede transformar a la cultura, que es el potencial misterioso y creativo de cada sujeto. Pasamos por la noción de otro autor, que señala el modo en que recortamos el espacio-tiempo y damos valorización a los sujetos dentro de él. Modulación móvil y cambiante que es el Reparto de lo Sensible, y finalizamos con algunas menciones sobre la sujección/sujeto, con dos citas: una de Michell Foucault en Vigilar y Castigar y una cita de Etimología de las Pasiones de Ivonne Bordelois.
Pero antes de adentrarnos debemos considerar un factor importantísimo dentro de la conformación de la historia de la UST, que es una batalla física desatada en el predio del CEAMSE de Pompeya y que constituye, por las repercusiones sensibles demostradas y mencionadas por los trabajadores en las entrevistas, una llaga que posibilitó en parte el parto de la UST, pero también marcó el extremo del límite de esta lucha, y una diferencia a los modos sensibles de entendimiento del mundo.
En Filosofía de la Emancipación: El triunfo de un fracaso ejemplar. Rozitchner padre, toma durante su estadía viviendo en Venezuela, a la filosofía pedagógica de Simón Rodríguez. Donde se determina que el verdadero saber del hombre, no pasa por el conocimiento, sino por la capacidad de compadecer y recibir al otro en la llaga de uno. Una llaga dada por el principio de ser abandonados en este mundo. Sobre ese recibimiento se da la conciencia del trabajo de las manos del otro, la consideración del trabajo humano en la materialidad del mundo; y sobre ese eje se constituye la fundación de la Segunda República, sobre el saber del sufrimiento del otro, sobre una conciencia material y que constituye una conciencia que es deuda histórica. Y es ahí donde se desmonta la lógica monárquica en la que vivimos, donde no se comprende esa deuda.
La llaga divisoria entre el sistema autogestivo y el sistema empresarial, se da en la sensibilidad que se tiene tanto para el otro, como en la sensibilidad con lo que uno quiere, con las necesidades propias que son compartidas con lo colectivo. La forma en que se aúnan y reconocen los trabajadores, así como también reconocen a los vecinos, marca esta diferencia. También lo marcó la lógica de compañerismo marcada dentro de la CTA, con el recibimiento y acompañamiento que recibieron de la misma.
Pero también menciona dentro de la posibilidad de revolución, algo que está presente en su texto La Izquierda sin Sujeto, donde señala la falta de participación que se le da a lo que cada sujeto puede desplegar y a través de lo cuál puede transformar a la sociedad y su cultura. En esto encontramos la participación dada dentro de los dominios de la UST, o sea en sus proyectos sociales. La autoridad repartida y votada a través de asamblea permite un sistema abierto, donde a través de suficiente energía, tiempo, y recursos, se pueden individuar proyectos que salen de diversas partes de los dominios de la Cooperativa.También esta el concepto de Jacques Rancière, filósofo contemporáneo que dentro de sus investigaciones con estudios de archivos sobre los obreros pasados de Francia, hasta sus reflexiones acerca de la emancipación, concibe dentro de todo eso, el concepto de Reparto de lo Sensible. Lo hace en contexto de reflexiones acerca de lo que hay en común entre la Estética y la Política. Él dice que lo común está, no en el contenido, sino en el terreno en el que operan. Tanto la política como la estética, operan sobre el recorte de espacio y de tiempo, y con la valorización de los sujetos dentro de la misma. La Autogestión, la educación popular, la economía social y solidaria son nuevos tipos de Repartos de lo Sensible, por reinventar las relaciones sociales que hacen al proceso de Individuación de la sociedad en sí, aunque en este caso se trate de una porción de la misma, que es el Barrio de Villa Domínico.
Finalmente, Foucault coloca a la sujeción, como el modo en que el sujeto permanece en tensión entre las instituciones, a través de la disciplina, que con cohesión sujeta los modos de vida y del cuerpo a lo estandarizado, con el fin de seguir disponiendo de poder a dichas instituciones. Así como también Ivonne Bordelois señala la contradicción entre la etimología de la palabra sujeto, que quiere decir sujetado y el significado de independencia de pensamiento y razón otorgado en el ideal civilizado de sujeto actual. ¿A qué esta sujeto, el sujeto que participa en la UST? Está sujetado a una economía, a una red afecto-emocional, a una red de educación, que pueden influir a través de su voz-voto.

Cartografías de deseo

También debemos considerar, las nociones que presenta Félix Guattari en su paso por Brasil en 1982, y recopiladas por Suelly Rolnick en el libro Micropolítica, Cartografías del Deseo. El mismo presenta ideas en cuanto al sujeto, a lo que él llama máquinas de subjetivación capitalística y las posibles inversiones de dichos procesos a través de la singularizacón, producción de territorios singularizantes, y nuevas economías del deseo. La UST cumple con todos las nociones por lo que la podemos considerar una experiencia de reformulación de las Cartografías del Deseo de quienes forman parte del mismo..
En lugar de sujeto, de sujeto de enunciación o de las instancias psíquicas de Freud, prefiero hablar de “agenciamiento colectivo de enunciación”. El agenciamiento colectivo no corresponde ni a una entidad individuada, ni a una entidad social predeterminada.
Si reemplazamos el foco de atención del sujeto, y vemos el “agenciamiento colectivo de enunciación” vemos dos cosas. Una el Reparto de lo Sensible que moldea la conciencia de cada sujeto (entendiendo por conciencia todo aquello de lo que es “conciente” o sea los factores de los tiempos-espacios que toma en cuenta). Por otro lado, vemos a lo que está sujeto. Pero lo interesante es ver como la experiencia de la UST, al haber sido forjada en sus principios por gente que aún está viva, que recuerda las asambleas o las oportunidades donde se hablaron y fijaron estos agenciamientos que ahora rigen en el funcionamiento del proyecto, resultan en agenciamientos que son puestos concientemente luego de poner en duda o consideración distintas porciones de repartos heredados. Esto significa reapropiarse a conciencia de los modos de ver el mundo y es una de las exigencias de la autogestión.
La subjetividad es producida por agenciamientos de enunciación. Los procesos de subjetivación o de semiotización no están centrados en agentes individuales, ni en agentes grupales. Esos procesos son doblemente descentrados.
Porque no se trata de agenciamientos que los imparte una persona, ni que se imparten totalmente desde afuera del sujeto, sino que se implantan, funcionan y sostiene en medio de éstas dimensiones. Es lo que Simondon menciona que se evidencia en el proceso de individuación, o sea en el momento en que el medio y la individuación se dan juntas. Y esto es lo que sucedió en la UST, ese compromiso, en parte gracias al apoyo inicial de la comunidad pero luego toda la composición de una Cooperativa, por ejemplo en el aumento de trabajadores del barrio.
En lugar de Ideología prefiero hablar siempre de subjetivación, de producción de subjetividad.
El sujeto, según toda una tradición de la filosofía y de las ciencias humanas, es algo que encontramos como un être-là, algo del dominio de una supuesta naturaleza humana. Propongo en cambio, la idea de una subjetividad de naturaleza industrial, maquínica, esto es, esencialmente fabricada, moldeada, recibida, consumida.
Y es sobre esa subjetividad moldeada, donde operó y opera no sólo todo el ejercicio de haber parido la Cooperativa, de pensar y realizar un proyecto que se excede a los cánones que la vieja normatividad presentaba, aunque se viera facilitada por figuras como Cooperativa; sino que operan sobre eso todos los cambios que se den, tanto en las partes más institucionales de la UST, como el Bachillerato, sino también en la vida de sus participantes, como el caso de la vecina que cambió su vida gracias al apoyo de amigos dentro del Bachillerato.
Tales mutaciones de la subjetividad no funcionan sólo en el registro de las ideologías, sino en el propio corazón de los individuos, en su manera de percibir el mundo, de articularse con el tejido urbano, con los procesos maquínicos de trabajo y con el orden social que soportan esas fuerzas productivas.
En definitiva a un “saber” sobre el otro. Porque desde la consideración del tejido afecto-emocional de la UST, recordando los 15 días en el obrador o la importancia del apoyo mutuo dentro de los proyectos que se llevana a cabo, hay una marcada solidaridad (incluida en el nombre de la Cooperativa) que se basa en este “recibir al otro en la llaga de uno”, ese saber que menciona Rozitchner, como el componente de conciencia económica (de conciencia del aliento y el trabajo del otro, expuesta en la materialidad del mundo), y elemento esencial de la fundación de la Segunda República.

Conclusión

La UST es un proceso de individuación que en su evolución hizo aparecer su medio, el barrio, surgiendo gracias a él y produciendo, positivizando su energía potencial dormida. Desde cada uno de los sujetos que participa, pasando por los proyectos sociales producidos que aúnan, hasta la Cooperativa en sí, en todos los niveles, se encuentran series de relaciones entre ordenes (ya sean personas, familias u organizaciones) que entran en equilibrio en movimiento, hasta conformar sistemas estructurados que posibilitan nuevos procesos de individuación.
Este efecto Mamushka recíproco, de la Individuación a todos los niveles, trae aparejado, en su configuración autogestiva, la exigencia de puesta en duda o en crisis de toda una maquinaria de enunciados que subjetivan actualmente los modos de vida y de relación en la sociedad. Al ser esto una reflexión y toma de decisiones con repercusión material y afectiva para todo un basto grupos de personas, para todo un barrio, estamos hablando de una experiencia emancipativa. Ya que hay una creación de nuevos lazos sociales, económicos, de conocimiento, de salud y de lucha, que hace de esto un proceso de recuperación de tiempos y creación de espacios a dominio colectivo.
Este movimiento emancipativo requiere dos movimientos en simultáneos, que son la puesta en duda de la forma y modos en que vivimos y pensamos, para desmontar así procesos indeseados dados por la subjetivación capitalística; que es el iniciar procesos propios de singularización y generación de territorios, cuyo poder se concentra en las decisiones asamblearias, o sea las decisiones tomadas por la voces de todos aquellos que participan. El otro movimiento que exige es la manifestación de los propios horizontes de deseo y el trabajo en conjunto de los mismos para transformarse en nuevos proyectos de singularización, proyectos sociales con repercusiones materiales y afectivas.  Ambos movimientos a contrapelo, exigen una puesta en crisis de los cánones con que nos manejamos comúnmente en las formas representativas de poder. Esta puesta en duda produce cambios en los modos de verse a sí mismos, en los modos en que ve el mundo, en los modos en que se relaciona con los otros, lo que produce nuevos tipos de economía, concepción de la educación, de la organización barrial y de la lucha, produciendo nuevas condiciones materiales, y de deseos autocumplidos.
Es por esto que dicha experiencia puede ser postulada como una posibilidad de revolución social, por tratarse de un proceso de individuación que compromete lo que no sabemos que puede a llegar a salir de nosotros, pero que a la vez exige compasión, sensibilidad hacia el cuerpo del otro, hacia su trabajo y participación y compromiso, no sólo con lo organizado con otros, sino con lo que nos pasa íntimamente.

Descargar ponencia en PDF

Publicaciones Relacionadas