LAS VOCES AUSENTES

Área: Prácticas comunitarias y experiencias colectivas de comunicación
Palabras claves: radio, organizaciones de la sociedad civil, pluralidad de voces
Autor: Mercado, Rosa Beatriz
Universidad de Pertenencia: Universidad Nacional de San Juan
Contacto: rosita.mercado@interredes.com.ar

RESUMEN
Esta ponencia surge en el marco del Proyecto de Innovación en Tecnologías Sociales “La Radio para la Pluralidad de Voces” que se realiza en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de San Juan. Relata experiencias radiofónicas con la Comunidad Huarpe Cacique Colchagual del Departamento Sarmiento y con la comunidad de Bella Vista en el Departamento fronterizo de Iglesia, ambas zonas alejadas de la capital de San Juan. La perspectiva de enunciación parte de prácticas radiofónicas que permitan y favorezcan la emancipación y la transformación social desde la democratización de la palabra y el reconocimiento del espectro radiofónico como patrimonio social y colectivo, para asegurar el derecho a la comunicación. El trabajo, en su marco teórico, interpela al paradigma dominante basado en la mirada eurocéntrica para desafiar prácticas sociales que sean capaces de recuperar conocimientos suprimidos o marginalizados, como también para identificar practicas de resistencia y de producción de alternativas al capitalismo y al colonialismo.

DESDE DONDE PARTIMOS…….
UNA NUEVA TERRITORIALIDAD DISCURSIVA
Y UNA PALABRA DESCOLONIZADA
Para hacer referencia a las voces ausentes partimos de la mirada del “Sur”. Un sur que no es metafórico, que tiene vigencia, que incluye a los grupos oprimidos y explotados cuyas prácticas y modos de vida están invisibilizados. Pero que están dispuestos con sus propias contribuciones a encarar un horizonte de emancipación. Esta perspectiva es conceptualizada por Boaventura de Sousa Santos en la “Epistemología del Sur”. La obra de esta autor contribuye a la descolonización de las Ciencias Sociales y resulta de gran valor para descolonizar la palabra en la radiofonía. Adherimos a prácticas radiofónicas sociales y emancipadoras. Por ello, nos alejamos de los discursos mediáticos donde las elites occidentalizadas de Latinoamérica reproducen relatos racistas, historias colonizadas, la inferioridad étnica y cultural de los pueblos.
Este trabajo interpela al paradigma dominante basado en la mirada eurocéntrica para desafiar prácticas sociales que sean capaces de recuperar conocimientos suprimidos o marginalizados, como también para identificar practicas de resistencia y de producción de alternativas al capitalismo y al colonialismo. Si bien el colonialismo formal en su sentido estricto ha desaparecido, no sucede lo mismo con el colonialismo social, cultural y político. Desde la epistemología del sur con Boaventura de Sousa Santos(2009) nombramos al SUR como “la búsqueda de conocimientos y criterios de validez del conocimiento que otorguen visibilidad y credibilidad a las prácticas cognitivas de las clases, de los pueblos y de los grupos sociales que han sido históricamente victimizados, explotados y oprimidos, por el colonialismo y capitalismo global.
En este orden de ideas, reconocemos entonces que, los procesos de opresión e invisibilidad de determinadas voces en los medios radiofónicos junto con sus prácticas sociales, excluyen también los conocimientos usados por ellos. Esto pone de manifiesto una de las premisas de la Epistemología del Sur que plantea de Sousa Santos al decir que “No habrá justicia social global sin justicia cognitiva global”. Nosotros decimos “No habrá justicia social discursiva sin justicia cognitiva expresiva”.
Esto será así, mientras el mercado de la radiofonía continúe invisibilizando las voces de la sociedad civil. En este caso particular negando la visibilidad de prácticas solidarias, comunitarias, de construcción conjunta para el Buen Vivir o al decir de las voces de los pueblos originarios el SUMA KAWSAY que a la fecha se constituyen en prácticas negadas y que solo se reconocen desde una sociología de las ausencias.
La mirada que orienta a las teorías sustantivas para ratificar las prácticas sociales y emancipatorias de una radio para la pluralidad de voces, parte de un concepto más antropológico y vincular de la comunicación, de la radio como construcción social y ciudadana, del reconocimiento de todos los actores como sujetos de conocimiento y protagonistas de un proceso social de transformación. Las prácticas radiofónicas emancipatorias demandan reconocer los procesos históricos de la región, porque difícilmente un pueblo que no sabe de dónde viene puede tener en claro hacia donde va. También tiene que ser capaz de reconocer la colonialidad discursiva de los medios cuando quieren justificar un orden político y social enmarcado en la lógica” civilización-barbarie” del progreso occidental. Estar atentos para que en los análisis de la comunicación no se usen prototipos coloniales de construcción para la representación del” otro” desde la mirada eurocéntrica y excluyente.
Somos conscientes de que la comunicación está involucrada en la batalla para la ruptura de las hegemonías y de las ideologías de las clases dominantes.

OTRO CONOCIMIENTO PARA OTRA RADIO
En el pensamiento latinoamericano emerge hoy una búsqueda de formas alternativas para generar conocimiento en las ciencias sociales. Búsqueda que plantea un quiebre ontológico con el eurocentrismo y la colonialidad, ambos modelos muy cercanos a la idea de civilización universal. A efectos de dar un marco teórico referencial de nuestra mirada sobre la decolonialidad de la palabra en los medios de comunicación para afianzar una sociedad democrática, nos permitiremos hacer un mapeo de las principales premisas de la teoría de la colonialidad del poder que ha sido enunciada y trabajada por el peruano Aníbal Quijano en la década de los noventa. Actualmente, es una de las propuestas epistémicas más debatidas en la academia de América Latina y le da fundamento a la perspectiva crítica y radical de los movimientos sociales. Para esta ponencia, los componentes de la colonialidad del poder nos brindan elementos de comprensión para entender el ejercicio discursivo y representacional del poder de los medios en este campo de disputa de dominación y concentración. Al hablar de decolonialidad nos referimos a la recuperación de la palabra original de los pueblos para rescatarla de la dominación social, material e intersubjetiva, dentro del actual patrón del poder hegemónico.
Para Aníbal Quijano la colonialidad del poder es uno de los elementos constitutivos del patrón global del poder capitalista. Se funda en una clasificación social/étnica de la población del mundo y opera en dimensiones materiales y subjetivas de la existencia cotidiana. El poder es una relación social de dominación, explotación y conflicto por el control de cada uno de los ámbitos de la experiencia social humana (Quijano, 2001).
Toda forma de existencia social que se reproduce en el largo plazo implica cinco ámbitos básicos: trabajo, sexo, subjetividad/intersubjetividad, autoridad colectiva y naturaleza. La disputa continua por el control de dichos ámbitos acarrea la (re)producción de las relaciones de poder. Desde esta perspectiva, el fenómeno del poder se caracteriza por ser un tipo de relación social constituida por la co-presencia y la interactividad permanente de tres elementos: la dominación, la explotación y el conflicto. Desde esta perspectiva las relaciones sociales son configuradas por los sujetos y las agrupaciones sociales en el devenir de sus disputas y conflictos (Quintero, 2010).
Para Quijano con la constitución de América (Latina) el capitalismo se hace mundial, eurocentrado y la colonialidad y la modernidad se instalan hasta hoy como los ejes del patrón del poder.
En este mapeo de ideas sustantivas, es oportuno ahora reflexionar sobre las perspectivas del eurocentrismo como pilar de la colonialidad, por cuanto esta visión queda reflejada en los discursos de los medios de comunicación. Retomando a Aníbal Quijano, dentro de los ejes de la colonialidad del poder, los modos de producción y de control de la subjetividad se constituyen a través de: el imaginario social, la memoria histórica y las perspectivas de conocimiento. Estos tres elementos se expresan en el eurocentrismo.
La construcción eurocéntrica del conocimiento organiza el tiempo, el espacio y a la humanidad desde un patrón histórico cultural de superioridad frente a América Latina por ser eje de la modernidad.
En el pensamiento de Quijano” El eurocentrismo no es la perspectiva cognitiva de los europeos exclusivamente o solo de los dominantes del capitalismo mundial, sino del conjunto de los educados bajo su hegemonía” (Quintero, 2010)
En contraste con esta mirada del conocimiento eurocéntrico de los expertos, entrenados desde la mirada occidental, hoy aparece un nuevo pensar, con paradigmas críticos y participativos, que deconstruye la imagen de la corriente del positivismo en la que Estados Unidos y Europa se constituían hegemónicas en el mundo intelectual. Hoy se ha demostrado que lejos de ser sociedades donde reinaba la civilización y el progreso, lo que muestran es la decadencia económica, la desigualdad social y la explotación en diferentes formas.
Frente a esta realidad, se observa una nueva episteme latinoamericana, que deja de lado el conocimiento objetivo, científico, universal y la sociedad moderna como la más avanzada. Un conocimiento que reconoce tanto el conocimiento científico como el experiencial y los saberes populares. Un conocimiento que supera la dicotomía de las ciencias naturales versus ciencias sociales para revalorizar los estudios humanísticos. Esto lleva a colocar a la persona como autor y sujeto del mundo. No hay unos saberes mejores que otros. Todos promueven situaciones comunicativas. Dialogar en este marco es promocionar al otro, reconocerlo al decir de Humberto Maturana como un legítimo otro. En esta línea conceptual aparece el hablar y escuchar para reparar en la fuerza reveladora de la palabra
Siguiendo el pensamiento de un referente de los estudios postcoloniales, Walter Mignolo, el conocimiento no es abstracto y universal. Es conocimiento concreto y localizado. Debe ser leído desde su localidad. Esta postura crítica rescata la producción oral de los saberes. En el caso concreto de la comunicación, nuestra especialidad, esta mirada revaloriza, tal como lo señalamos anteriormente, a los saberes populares, a los saberes situados, a las historias de vida, a las interacciones comunitarias, a la democratización de la palabra… en fin a un modo de decir y relatar el mundo no solo para interpretarlo sino también para interpelarlo desde otro lugar. Es reconocer los saberes en la palabra de las voces comunitarias y ciudadanas en nuestras radios.

LA RADIO PARA LA PLURALIDAD DE VOCES
El proyecto “La Radio para la Pluralidad de Voces” parte como resultado de un estudio de investigación que se realiza sobre la visibilidad de las organizaciones de la sociedad civil en el dial radiofónico de San Juan en el marco de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Desde una cartografía socio comunicativa, se podía demostrar la escasa visibilidad de las organizaciones de la sociedad civil en la agenda de las radios y un dial radiofónico con una fuerte concentración de medios privados. Estos aspectos, poco favorables para un proceso de democratización de las comunicaciones y el ejercicio de los derechos ciudadanos básicos en materia de acceso a la información motivó al equipo del Área Radiofónica de la UNSJ a revisar y re pensar las prácticas radiofónicas desde una tecnología social que aportara herramientas para la producción radiofónica que permitiera visibilizara a las “voces ausentes” de San Juan.
En este escenario provincial, de muchas radios y pocas voces, el equipo de docentes de los Talleres de Radio ha mantenido a lo largo de los años, como eje directriz, una fuerte, vocación y compromiso por una comunicación democrática, participativa, popular, diversa y múltiple. Ha sostenido una postura firme por una comunicación formadora, transformadora y liberadora, lejos de los intereses empresariales.
Escuchar todas las voces y relatar a la comunidad con las voces propias del lugar es, sin duda, el objetivo por el cual seguimos trabajando y seguimos apostando para lograr una nueva territorialidad discursiva para la provincia de San Juan.
Este proyecto de innovación en tecnologías sociales ayuda al empoderamiento de las radios escolares, comunitarias y de pueblos originarios. Las capacitaciones para radios escolares se realizaron en los departamentos de 25 de Mayo, Angaco, Albardón, Rivadavia y Capital, algunas se desarrollaron en la misma Facultad de Ciencias Sociales, otras en el Ministerio de Educación y en las zonas rurales. También las radios comunitarias recibieron formación con esta propuesta, es el caso de la Radio Latidos del Sur en Bella Vista Iglesia y de los pueblos originarios.
La Tecnología Social propuesta en este proyecto buscó una nueva escala de valores éticos y sociales, apuntando al estado de bienestar comunitario administrado por instituciones vecinales, escolares y populares, donde todos los miembros de la sociedad, sean administradores directos del patrimonio social, sin intermediarios, como lo es en este caso particular, el patrimonio del espacio radioeléctrico.
La Tecnología Social propuesta para sumar a las “voces ausentes” buscó consolidar en el trabajo conjunto con la comunidad los siguientes conceptos:
1)-El espacio radioeléctrico es patrimonio social y cultural del pueblo argentino.
2)- Las prácticas radiofónicas son prácticas sociales y emancipatorias de los modelos hegemónicos vigentes.
3)- Las nuevas radios para la pluralidad de voces están orientadas a la construcción de ciudadanía aceptando la diversidad ideológica.
4) La información no está sometida a la propiedad privada y a los intereses empresariales. Es un bien de todos.
5)- La Visibilización de los grupos y voces ausentes es un compromiso militante y de construcción colectiva.
Este proyecto, tal como se enuncia, contribuye a apoyar la democratización del sistema radiofónico de la provincia de San Juan, cuyo dial que se describe a continuación, muestra la fortaleza que tiene el modelo radiofónico comercial y la debilidad de la sociedad civil.

DESCRIPCIÓN DEL DIAL RADIOFÓNICO
San Juan presenta un dial radiofónico caracterizado por:
1)-La alta concentración de estaciones de radio en Capital y el Gran San Juan 57%.
2)-Un alto porcentaje son emisoras comerciales (87%).
3)-Una programación homogénea basada en los principios mercantilistas de la publicidad.
4)-Se audicionaron 2 radios comunitarias.
5)-Se registra una radio universitaria
6)-De las estaciones de radio de los departamentos periféricos el 94% son comerciales.
7)-En los departamentos alejados todas responden al modelo comercial, a excepción de Jáchal que cuenta con una filial de Radio Nacional.
8)- Superposición de frecuencias para dos o tres radios.
9)-Movilidad de las frecuencias, lo que dificulta el reconocimiento del nombre de la emisora y propietarios.
10)-.Por la movilidad del dial no es fácil para la provincia mantener un registro actualizado de las estaciones autorizadas y no autorizadas que están en el espacio radioeléctrico.
12)-Salen al aire emisoras repetidoras de estaciones ubicadas en otras capitales, como Córdoba y Capital Federal.
13)-El número de frecuencias AM (7) es notablemente menor a las frecuencias FM.
14)-Corresponde cada 3875 habitantes una radio. Esta es la relación entre el número de habitantes de la provincia (620.000) y el número de radios (160). Esta distribución no es representativa para toda la provincia porque la mayor cantidad de radios se concentran en Capital y el Gran San Juan, quedando vacíos comunicacionales especialmente en los departamentos cordilleranos.
15)-En el dial se ubican dos filiales de Radio Nacional: una en Capital y otra en Jáchal. Una radio universitaria ubicada en el Gran San Juan (Rivadavia), 14 radios confesionales.

“MÁS VOCES MÁS DERECHOS”: UNA METODOLOGÍA
PARA LA PRODUCCIÓN RADIOFÓNICA
Con el propósito de afianzar la diversidad de contenidos y la pluralidad de voces se diseñó una metodología que permitió valorar los saberes populares y colectivos para la producción de los mensajes radiofónicos. Se fomentó el empoderamiento ciudadano como motor de transformación y desde la acción y reflexión se trabajó la matriz conceptual “Más voces Más Derechos”.
En esta metodología participativa y dialógica se parte de la idea de la heterogeneidad del discurso y de su polifonía. Es precisamente la noción de polifonía la que permite entender la variedad de relatos y argumentaciones. Nombrar el mundo es darle una significación.
La marca de identidad de esta metodología de producción radiofónica, se basó en una gestión participada con cada una de las comunidades que tenían un proyecto radiofónico. Se consideró como principal fuente de producción los relatos localizados. Cómo contar lo que le pasa y lo que siente la comunidad con las voces propias del lugar. Así, el espacio territorial, se ubicó también como protagonista para construir con la gente relatos colectivos que pudiesen mostrar los problemas y las acciones realizadas por los vecinos. Los formatos radiofónicos charlas dialogadas, ilustradas, comentarios, informes, entrevistas radioreportajes y otros fueron disparadores para reflexionar sobre la historia y el presente de cada una de las vecindades. También, para tener en cuenta que las personas y su entorno constituyen procesos de significación que convierten el espacio en un lugar de pertenencia y que genera un tipo de comportamiento. Cada dimensión argumentativa que se incluye en estos formatos surgen del dialogo y de inter acciones construidas desde una escucha activa con el otro, en tanto es considerado un legítimo otro en la convivencia. El desafío metodológico en la producción de los formatos fue crear colectivamente nuevas narrativas que interpelaran a la cultura capitalista formadora del hombre consumidor y opresor. También abordar la perspectiva de género, que cuestiona la familia patriarcal, en tanto ámbito de reproducción de la opresión de las mujeres, de los niños y niñas, y del disciplinamiento a través de un patrón heterosexual, que excluye todo aquello que sea diferente.
El diseño de esta metodología permitió un espacio de intercambio entre el aula universitaria, la investigación y la transferencia en apoyo a la construcción de nuevas maneras de aprender y de relación socio comunicativa con la comunidad.
Las tecnologías sociales generadas por este proyecto, tanto en los procedimientos o procesos metodológicos desarrollados a nivel educativo y comunitario, permitió a los destinatarios ejercer el derecho a la comunicación produciendo sus propios materiales sonoros, programas radiofónicos y puesta en marcha de las emisoras escolares y comunitarias. También ofreció la posibilidad de lectura, interpretación y reflexión de sus problemas y conflictos tomando al lenguaje como generador de vínculos y realidades.
Uno de los conceptos que sustentan la metodología de la producción radiofónica es:
El lenguaje de la radio crea realidades
El proceso de construcción del discurso en la radio, tiene un sentido, una intención que responde a una manera de ver, entender y comprender los acontecimientos y la realidad. La realidad no está estructurada, en todo caso es estructurable. La realidad es dinámica, es multidimensional, pero sobretodo esta realidad es compleja y, como dice Edgar Morin, “la palabra complejidad no es una palabra solución, sino que es una palabra problema”. Y nos distanciamos entonces de las miradas simples y reduccionistas para observar la realidad de los medios y nos alejamos también de la tan mentada objetividad. En todo caso hablamos desde una línea maturaniana de la “objetividad entre paréntesis”. Hay muchas dimensiones en esta realidad y existe una particular, que es el lenguaje.
El lenguaje para nosotros no es un instrumento. Somos lenguaje. El lenguaje crea realidades. El lenguaje genera vínculos, el lenguaje genera compromisos, el lenguaje genera relaciones y el lenguaje crea realidades y crea mundos posibles. Es también la herramienta fundamental para construir la identidad social de los seres humanos. Los modos en que usamos el lenguaje informativo nos presentan dos paradigmas que son altamente contradictorios. Por un lado, la información que cotiza en el mercado, una información administrada y muchas veces manipulada por los grandes grupos económicos. Los multimedios han dejado de lado en este escenario la lucha de clases para hacer referencia a la lucha de las audiencias. Porque en ese modelo, todo vale cuando de audiencias se trata. Y todo vale tanto que se menosprecia hasta la credibilidad, hasta la verdad de los hechos. Por lo tanto, todos sabemos que la credibilidad es algo que está erosionando las prácticas de los medios. Cuando necesitamos buscar la verdad de un suceso, ya no son los medios ningún referente. Pero frente a esa mirada, también está otra mirada. Esta información vista como servicio público tampoco proviene de la información oficial. Estamos hablando de aquella información que quiere ayudarnos a solidificar los procesos democráticos y a mejorar la construcción ciudadana. Y estas narrativas, a propósito del lenguaje, dan modelo también a la comunicación. De un lado modelos difusionistas cotizados en el mercado, y por otro lado la comunicación que busca este derecho a la información y que le da a la ciudadanía un rol activo con un orden más equitativo en la construcción de lo público.
Otro de los conceptos fundantes para esta metodología es:
La creación de vínculos para valorar las voces
Todo acto que realizamos es co construido y tiene valor en la interacción social con otros. Adherimos aquí a una comunicación basada en los vínculos que nos permite reconocernos.
En esa línea mencionamos a Antonio Pasquali cuyo trabajo teórico tiene una mirada antropológica sobre la comunicación. Siguiendo a este autor podemos afirmar que la comunicación es una categoría básica de relación y un concepto que define uno de los modos universales de estar-con-otro esencialmente a nivel antropológico. La comunicación es la esencia misma del hombre, por lo tanto no puede estar ausente en la génesis de toda estructura social. Siguiendo esta mirada relacional de la comunicación, citamos a Humberto Maturana para quien la comunicación es un fenómeno biológico y social que se realiza mediante acoplamientos estructurales entre dos o más individuos de una misma unidad social que coordinan acciones (Maturana, 2003).
Pensamos que la comunicación es un concepto democrático que demanda el reconocimiento del otro El otro está allí, visible, omnipresente, pero diferente. Y aquí es donde la comunicación se encuentra con la política, la democracia, el humanismo. Comunicar es descubrir la incomunicación, la alteridad radical y la obligación de organizar la convivencia. (Wolton Dominique, 2006)
Comunicar es reconocer que los seres son libres, iguales y fraternales, no es el intercambio de información para compartir las mismas creencias, valores e intereses. Es reconocerse también en las diferencias. En la cultura Matríztica propuesta por Humberto Maturana (1995) aparece el otro como legítimo otro, la armonía con el mundo natural, la negación del autoritarismo, la cooperación, la participación, la confianza y sobre todo es este tipo de mirada generadora de libertad. Como lo señala Wolton comunicar es, pues, entrar en una problemática del otro. Es contribuir a la infraestructura de la democracia.
Adherimos al concepto maturaniano de que la conducta social está fundada en la cooperación, no en la competencia. La competencia es constitutivamente antisocial porque como fenómeno consiste en la negación del otro. No existe la “sana” competencia, porque la negación del otro implica la negación de sí mismo al pretender que se valide lo que se niega. La competencia es contraria a la seriedad en la acción, pues el que compite no vive en lo que hace, se enajena en la negación del otro (Maturana, 2003). Es este concepto de competencia en el que se encuadra el problema de la visibilidad que le niegan los medios de comunicación a las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC).
Reflexionar sobre la comunicación desde esta postura es en definitiva reflexionar sobre la paz, la cultura solidaria, los espacios públicos, la identidad cultural y el derecho a la comunicación. Estos conceptos de la creación de vínculos para el reconocimiento de las voces atravesaron las prácticas de todas nuestras experiencias y facilitaron que las comunidades hicieran una mejor apropiación de los saberes técnicos, metodológicos y conceptuales que fueron desarrollados en los talleres y capacitaciones.

NUESTRAS EXPERIENCIAS
Las actividades, que se desarrollan desde hace dos años, a través de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UNSJ y de la Secretaria de Extensión de la FACSO se enmarcan en la transferencia del Proyecto de Innovación en Tecnologías Sociales La Radio para la Pluralidad de Voces que dirige la Magíster Licenciada Rosa Beatriz Mercado y del que forman parte docentes, investigadores y estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales, vinculados al Área Radiofónica del Departamento Ciencias de la Comunicación, junto con el director de Radio Universidad Lic. Carlos Barros, co director del proyecto y personal de la emisora.
Este proyecto promueve la materialización concreta del compromiso de la Universidad Nacional de San Juan con el derecho a la comunicación en el cumplimiento de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Se plantean aquí acciones conjuntas con las escuelas y la comunidad organizada como camino para afianzar la democratización de la palabra y para visibilizar a la pluralidad de voces en el dial radiofónico de San Juan.
De las seis escuelas que recibieron recientemente sus respectivas licencias para operar como radios escolares, cinco de ellas fueron capacitadas y entrenadas en producción radiofónica dentro de este proyecto. Se trata de personal docente, talleristas de los Centros de Actividades Juveniles (CAJ) y estudiantes de las escuelas Martín Yanzón de 25 de Mayo, Escuela 9 de Julio de Capital, Escuela Gral. Enrique Mosconi de Rivadavia, Escuela Cacique Angaco del departamento Angaco y Escuela Néstor Kirchner de Albardón. Para concretar estas capacitaciones se firmaron dos actas complementarias, en el marco del Convenio Universidad- Gobierno de San Juan que firmaron la Sra. Ministra de Educación Prof. Cristina Díaz y el decano Mag. Ricardo Coca.
Las experiencias de trabajo también fueron compartidas con las radios comunitarias. En ese ámbito, se llevó a cabo la capacitación a Bella Vista, Iglesia. Allí alrededor de treinta radialistas de la Radio Latidos del Sur fueron entrenados en diferentes formatos radiofónicos para visibilizar a la comunidad con sus propias voces. El proyecto también retroalimentó a las radios abiertas realizadas por vecinos de diferentes localidades rurales, como Médano de Oro, en Rawson y El Mogote en Chimbas. Ellos también se apropiaron de estas herramientas de producción de formatos radiofónicos, que trabajaron con estudiantes de Ciencias de la Comunicación, que pusieron al aire en radios abiertas ubicadas en espacios públicos, donde los vecinos narraron su propia territorialidad en sendas transmisiones que emitió Radio Universidad.
El proyecto también trabajó con los Pueblos Originarios. Así el martes 10 de junio pasado, veinte integrantes de la comunidad Huarpe Cacique Colchagual del Departamento Sarmiento llegaron a la FACSO para entrenarse en la práctica de digitalización de audio y formatos radiofónicos para retroalimentar su proyecto radiofónico que ya está en marcha.
La marca de identidad de esta tecnología social, que lleva a cabo la universidad, a través de la Radio para la Pluralidad de Voces se basa en una gestión participada de radios no tradicionales y ya tiene incidencia en las políticas de comunicación de la provincia de San Juan.

LAS VOCES DE UNA RADIO DE FRONTERA. Radio Latidos del Sur.
El propósito que perseguimos es orientar una línea que nos lleve a promover una conducta transformadora para que San Juan deje de ser una sociedad receptora y se convierta en una sociedad emisora de mensajes. Creemos que el primer desafío de un sistema radiofónico con responsabilidad social es amplificar la voz de la ciudadanía para legitimarla en los procesos democráticos. La sociedad civil es la ciudadanía organizada. Si unos pocos controlan la información no es posible la democracia. Una verdadera integración incluye a todas las voces. Sin embargo las voces de las radios comunitarias de frontera aún suenan muy suaves, con escaso volumen. Uno de los propósitos fundamentales de este proyecto fue el de colaborar con la ciudadanía en el ejercicio del derecho que les otorga la Nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual para operar el 33 por ciento del dial radiofónico.
La Radio Comunitaria Latidos del Sur, en su sintonía del 98.3, es la primera radio comunitaria del Departamento Iglesia y la segunda de la provincia de San Juan. Está ubicada en la localidad de Bella Vista y se fundó el 18 de Agosto del 2012 con el objetivo de que los jóvenes se aglutinaran en torno a este proyecto para transmitir sus propias ideas.
Esta emisora por estar localizada en una zona de frontera, mereció una consideración e interés especial por parte del equipo de docentes e investigadores de la UNSJ. El Departamento cordillerano de Iglesia está ubicado a 180 kilómetros al Noroeste de la ciudad de San Juan, y limita con la República de Chile, desde donde se puede ingresar por el “Paso de Agua Negra”, un camino de tierra por el que circulan vehículos y camionetas, desde la IV región denominada Coquimbo. La radio Latidos del Sur, aún cuando su antena no tiene un gran alcance, solo 12 km, es muy significativa para el paisaje sonoro de los viajeros que vienen de Chile. Es la única compañía para docentes alumnos y vecinos de Colangüil, pueblito pegado a la cordillera. Está conformada por jóvenes de la zona y surgió por iniciativa de la comisión directiva de la Unión Vecinal del lugar, presidida por Guido Altamira. Su propósito era que reflejara los problemas e intereses de la zona.
Su directora Sofy Ricabarren, de 21 años, junto con su equipo gestiona con dedicación y un fuerte compromiso esta radio comunitaria que vive gracias al esfuerzo de todos. Los vecinos aportaron desde sillas, mesas y hasta la casa donde está funcionando actualmente que presta la familia Rosales. La transmisión recién comienza a las 14 y se prolonga hasta las 0 con programas de noticias, folclóricos, de recuerdos y música popular. El horario de inicio no es arbitrario sino que está vinculado a interferencias en el equipo con una radio comercial que les impide ser escuchados por la mañana.
La formación y entrenamiento en el marco del proyecto “La Radio para la Pluralidad de Voces” se realizó en marzo de 2014 y alrededor de treinta personas fueron capacitadas por trabajadores de Radio Universidad Nacional de San Juan y docentes y alumnos de la facultad de Ciencias Sociales de la UNSJ, en digitalización sonora, producción radiofónica y temas referidos al “por qué” y “para qué” de la existencia de nuevas voces en el dial. Otros aspectos que fueron reflexionados en los encuentros fueron las diferencias ideológicas que separan a las radios comunitarias y escolares de las comerciales, además de programación y contenidos radiofónicos centrados en las problemáticas de cada zona. A propósito, Iglesia es uno de los departamentos que tiene conflictos sociales alrededor de los temas ambientales que plantea la minería a gran escala. En el lugar el agua es un bien escaso y fue tratado como un problema preocupante. Las narrativas locales quedaron registradas en las prácticas con diferentes formatos radiales (charla, guión, adaptación literaria, deporte, entrevista, radioreportaje, spot, jingles, etc.), que se grabaron al final de la jornada. Se expusieron en una puesta en común para analizar en forma conjunta las conclusiones y experiencias compartidas. Cada persona capacitada como radialista recibió su certificado oficial de la UNSJ.

EL PROYECTO RADIOFÓNICO DE LA
COMUNIDAD CACIQUE COLCHAGUAL
Otra actividad que merece ser mencionada es la de los pueblos originarios. El pasado mes de Junio se realizó en la sala de Audio de la Facultad de Ciencias Sociales, la capacitación para la Comunidad Cacique Colchagual del Departamento de Sarmiento, cuya representante y líder es la Sra. María Zalazar. La capacitación surgió como iniciativa de la misma comunidad solicitada a la Facultad. Después de varios encuentros, caracterizados por extensos diálogos muy reflexivos surgió la planificación conjunta de la tarea. El acercamiento de nuestro equipo con la comunidad Cacique Colchagual estuvo orientada a “Darle una oportunidad a la palabra” Con esta idea diseñamos un taller radiofónico que alimentara una práctica de comunicación alternativa a la acción de desinformación y alienación realizada contra los pueblos originarios. En la dimensión pedagógica nos sumamos para cuestionar junto con ellos los silencios a los que fueron sometidos y que encubrieron complicidades para su dominación. Pusimos mucho énfasis en la calidad de los vínculos para generar un diálogo que no se limitara a un trueque de saberes entre ellos y nosotros sino que intentara ser una creación colectiva de nuevas comprensiones, sentimientos e ideas que nos permitiera una construcción conjunta desde otros lugar, lejos de una mirada conservadora.
Las y los jóvenes y adultos de la Comunidad Cacique Colchagual interactuaron con el equipo durante una intensa jornada de trabajo, participando de diversos talleres radiofónicos y elaborando producciones que posteriormente fueron grabadas para su puesta en común. Cada uno se fue apropiando de herramientas teórico-prácticos para producir materiales radiofónicos de carácter comunitario y recibieron por ello certificado avalado por la FACSO- UNSJ

EL COMPROMISO CONTINUA
Las experiencias de trabajo de este proyecto, aquí permitieron al equipo validar nuestras herramientas conceptuales y metodológicas para una radio facilitadora de la palabra emancipada y descolonizada. Pudimos explorar con cada una de las comunidades otros caminos de vínculos y reconocer otros modos de mirar, pensar y decir el mundo.
Creemos que los espacios de reflexión, entrenamiento y vinculación que ofrece la universidad para afianzar la democratización del sistema radiofónico de San Juan deben continuar generando acciones con un gran compromiso en defensa de las “otras voces”
El carácter comercial de la propiedad de las estaciones de radio es poco favorable para que los movimientos sociales, pequeñas organizaciones no lucrativas y otros grupos minoritarios dispongan de espacios radiales para plantear y discutir sus problemáticas particulares con las audiencias. Este contexto no facilita a la sociedad el ejercicio de los derechos ciudadanos en materia de comunicación. Más voces más derechos es un compromiso de una comunicación militante.

BIBLIOGRAFÍA

Acosta, Alberto (2013), El Buen Vivir. Sumak kawsay, una oportunidad para imaginar otros mundos, Icaria editorial, Barcelona.

Echeverría, Rafael (2006), Ontología del Lenguaje; Editorial Gránica, Buenos Aires.

Maturana, Humberto (1997), Emociones y Lenguaje En Educación y Política, Dolmen, Santiago De Chile.

Morin, Edgar (2001), Introducción al pensamiento complejo, Editorial Gedisa, Barcelona.

Pasquali, Antonio (2007), Comprender la Comunicación, Edición Revisada y Actualizada, Editorial Gedisa, Barcelona.

Quijano, Aníbal (2000), Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina en Edgardo Lander, compilador, La Colonialidad del Saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas, Bs. As., CLACSO.

Quintero, Pablo (2010), Notas sobre la Teoría de la Colonialidad del Poder y la estructuración de la Sociedad en América Latina, Papeles de Trabajo Nº 19, Instituto de Ciencias Antropológicas, FF y L –UBA/CONICET.

Santos, Boaventura de Sousa (2009), Una epistemología del sur: la reinvención del conocimiento y la emancipación social, Siglo XXI, CLACSO, Bs. As.

Wolton, Dominique (2006), Salvemos la comunicación. Aldea global y cultura. Una defensa de los ideales democráticos y la cohabitación mundial, Editorial Gedisa, Barcelona.

Descargar ponencia en PDF

Publicaciones Relacionadas