Irrumpe el Arte en una carrera de Comunicación. La transposición, un abordaje posible

Autor/a:

Reta, Lucrecia
Correo electrónico: lucreciareta@gmail.com
Institución a la que pertenece: Universidad Nacional de Comahue

Área temática de interés: Arte y Comunicación

Palabras claves: arte – estudiantes de comunicación- transposición

Resumen:

Un “Arte y Literatura” anual, dos horas semanales y estudiantes de segundo año de la Licenciatura en Comunicación Social,  de la Universidad Nacional del Comahue, de la provincia de Río Negro. La propuesta docente fue adaptar los contenidos mínimos del Plan de estudios a la especificidad del perfil profesional de estos comunicadores en potencia, pues claro está que eligieron ser Comunicadores y no Licenciados en Artes Plásticas o en Letras. Una débil participación en la “fiesta del arte”, revelada por ellos, impulsó a plantear como contenido de la cursada las Cocinas del pensamiento. Convidarles desde la obligación a “hacer la experiencia de la obra de arte” (Gadamer, 1999) de manera tal que “ella pase a significar algo”, proponerles la asistencia a espectáculos elegidos a partir de la oferta regional. Mas, ¿lograríamos ampliar el campo de experiencia y el horizonte de expectativa (Koselleck, 1993) frente al reto del arte?, ¿qué sucedería con quienes no poseen un espacio de experiencia que los habilite a la vivencia del gozo estético?, ¿podría una propuesta académica trabajar para atenuar barreras “culturales, económicas y de vinculación social” (Bourdieu y Passeron, 2009), existentes en un aula de la Patagonia argentina poblada por la diversidad? A estos  interrogantes, le siguió uno de otra índole: ¿cómo  proponer el mundo del arte? La presente ponencia intentará dar cuenta de algunas de las búsquedas que hemos realizado y seguimos realizando. Una de ellas, de la mano del concepto de transposición. Un adelanto: descentramos las artes del eurocentrismo acostumbrado, para poder pensarlas, recorrerlas, apreciarlas, padecerlas, gozarlas en un mundo globalizado. Todo desde la certeza de ser portadores de “una memoria compartida en escala planetaria” (Ortiz, 2004) en la que la cultura mundializada articula con lo nacional, lo regional y lo local. Estudiantes de comunicación devenidos en aventureros espectadores, ciertos marcos teóricos  y herramientas del siglo XXI creemos que pueden posibilitar un  abordaje estético, político, ético del Arte y la Literatura.

Descargar ponencia en PDF

Publicaciones Relacionadas