Herramientas educativas para el desarrollo de una cooperativa de trabajo en la Sociedad de Fomento “La Ribera”, de Quilmes

Área: Comunicación / Educación
Palabras claves: prácticas, educación, cambio social
Autor: Castiglione, María Belén
Universidad de Pertenencia: Universidad Nacional de Quilmes (UNQ)
Contacto: mariab.castiglione@hotmail.com

El presente trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación: “Prácticas comunicacionales/educativas, tecnologías digitales y cambio social”, de la Universidad Nacional de Quilmes. El propósito de este análisis es evaluar las experiencias autogestivas de mujeres con bajos recursos socioeconómicos en el barrio de la Ribera de Quilmes a partir de prácticas cotidianas enmarcadas en políticas de cambio social.
Las prácticas serán estudiadas en personas que conforman una cooperativa de trabajo integrada por 30 mujeres con sede en la Sociedad de Fomento La Ribera, en el barrio la Ribera de Quilmes. La formación de la cooperativa se enmarca en el Programa de Desarrollo Social “Ellas hacen”, impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, y vinculado al Plan FINES (Plan de Finalización de Estudios Primarios y Secundarios), del Ministerio de Educación de la Nación  Se trata de un primer acercamiento en vistas de una elaboración que se prolongará durante un año donde también se identificarán perspectivas educativas.
Por otro lado, y como aglutinador de las prácticas, se tendrá en cuenta la cohesión social entre los miembros de la sociedad de fomento en un barrio vulnerable ante las desigualdades sociales y en particular los lazos construidos entre las mujeres como compañeras que trabajan en la misma cooperativa. En esta línea, se realizará un reconocimiento acerca del modo en que el aprendizaje y desarrollo de prácticas nuevas se constituyen en relación a los actores de la propia institución y a los sujetos sociales del entorno. En este aspecto, la comunicación es transversal a las prácticas. La comunicación y la educación pueden ser consideradas como herramientas transformadoras de la realidad.

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación Prácticas comunicacionales/educativas, tecnologías digitales, participación y cambio social. El Proyecto tiene una duración de dos años de investigación, inició en mayo de 2013 y finalizará en abril de 2015; y está integrado por docentes graduados y estudiantes de las carreras de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ).
El Proyecto posee tres antecedentes directos, llevados adelante por el mismo equipo de trabajo en el plano investigativo. La investigación que realizamos entre 2009 y 2011 posibilitó reconocer dos grupos generacionales, sus representaciones temporales y sus modos de socialidad, para luego ver qué modos vinculares se constituyen entre estos dos grupos, visibilizando la trama social en el espacio público. La investigación desarrollada entre 2011 y 2013 se preguntó por la relación entre el cambio social y las prácticas de intervención en el espacio público digital. Dicho trabajo posibilitó una reflexión metodológica sobre cómo relevar prácticas en el espacio público digital.
Otro antecedente relevante fue el proyecto interuniversitario Redes para el cambio social en el cual se pusieron en diálogo cuatro instituciones: la Universidad Nacional de Quilmes y la Universidad Nacional de La Plata, ambas argentinas; la Universidad Andina Simón Bolívar de Bolivia y la Pontificia Universidad Católica del Perú. Cada unidad académica aportó al proyecto a partir de uno o varios investigadores que generosamente compartieron sus experiencias y conocimientos. Este proyecto fue liderado por nuestro equipo de investigación y el resultado de los debates y el trabajo conjunto se expresan en el libro del mismo nombre (ver bibliografía) que condensa una serie de criterios respecto a qué comprendemos por “comunicación”, por “participación” y por “cambio social”, que retomaremos para el trabajo en esta investigación.
En el presente proyecto, ampliaremos la mirada sobre las prácticas sociales, en la construcción de un cartografiado comunicacional/cultural. Nos proponemos un mapeo de organizaciones socio políticas, culturales y de economía social que en el ámbito de la localidad de Bernal trabajen desde perspectivas político/culturales con un horizonte de transformación, que a su vez comprendan a la comunicación como variable de lectura de los procesos sociales y como estrategia de intervención para el trabajo específico que llevan adelante.
Una mirada de sistematización sobre las prácticas realizadas nos permitirá preguntarnos sobre los tipos de prácticas, las nociones y las estrategias desde las cuales trabajan, poniendo especial énfasis en las apropiaciones y usos de las tecnologías digitales.
Al mismo tiempo, poder problematizar dicho reconocimiento nos permitirá sugerir rumbos en relación a las nociones, metodologías y estrategias que permitan potenciar el proyecto político institucional de cada una de las prácticas y construir la arqueología de posibilidades que la comunicación/educación vinculada a la emancipación puede brindar para desatar o consolidar procesos de comunicación y educación democrática.
Por último, la construcción de un cartografiado contribuye al reconocimiento y nombramiento de prácticas y experiencias en el territorio inmediato del emplazamiento de la Universidad Nacional de Quilmes. El marco de contexto servirá para comprender los antecedentes y recorrido con vistas a futuro del Proyecto.
El trabajo aquí expuesto presentará las primeras aproximaciones del trabajo abordado de forma individual pero acompañado por el colectivo del Proyecto de investigación.

METODOLOGÍA

La metodología general de la investigación, confluye en el método de comparación constante de informaciones cualitativas. Por lo tanto, la investigación se desarrollará siguiendo la línea de teoría basada en los datos del campo material, denominada “teoría fundada”. Lo anterior implica interpretar los datos que en proceso van siendo conceptualizados y luego relacionar los conceptos para formar una rendición teórica de la realidad investigada, de modo que la formulación teórica resultante provea un cuadro de referencias para la acción. Es decir, el punto de partida es el campo material desde el que se procura producir sentido en cuanto admitir la emergencia de lo que es relevante para ese campo, generando conceptos y relaciones que permitan comprenderlo.

CATEGORÍAS DE ANÁLISIS

La observación participante es entendida como la puerta de entrada del investigador, en este caso, en las ciencias sociales al campo de estudio específico. En una primera instancia surgen incomodidades sobre qué definiciones operativas deberían aplicarse para un buen abordaje metodológico.
En este sentido, la observación participante es vital para la comprensión de un hecho social, debido a que puede aportar un análisis de situaciones y comportamientos en clave de procesos susceptibles de ser estudiados relacionalmente. Históricamente, el propósito de esta técnica fue identificar las situaciones en las que se expresan y generan los universos culturales y sociales en su compleja articulación y variedad (Guber, 2001).
Por otro lado, se destacarán características del espacio público, particularmente lo público como composición espacial y como práctica social: desde el punto de vista funcional, público como composición espacial abarca: calles, plaza, hospitales, bibliotecas y escuelas públicas. En relación a las prácticas sociales son las que distinguen espacio público del espacio privado, del espacio común y del espacio estatal o institucional.
Sin embargo, también es posible considerar lo público como espacio de reconocimiento de un consenso posible. La idea de comunidad: los individuos movidos por el sentimiento y la acción ponen en común sus ideas e intenciones para la construcción de la identidad colectiva. El espacio público entendido en el estudio es la sociedad de fomento donde se alojan Programas y Planes sociales del Estado Nacional.
Cuestiones visibilizadas en la práctica social estudiada son violencia de género y las vincularidades familiares.
Por último, a modo de primera aproximación a la práctica sólo se incorporarán los conceptos básicos que definen al cambio social: las transformaciones de las condiciones de vida de los grupos humanos, de su estructura y de su sistema de valores.
Cuando se analiza un proceso de cambio social, es preciso responder a las siguientes preguntas: ¿qué es lo que cambia?, ¿Por qué se cambia? ¿Quiénes son los sujetos que definen la noción de cambio y a raíz de qué? ¿Cuáles son sus lecturas de lo que hay que cambiar y/o transformar, es decir sus visiones de mundo y de lectura social, político cultural y económica de la realidad? ¿Cómo cambia, en término de proceso? ¿Cuál es el ritmo de cambio, qué y/o quiénes lo marcan? ¿En qué dirección se produce? ¿Cuáles son los factores objetivos y subjetivos del cambio?

ACERCAMIENTO A LAS POLÍTICAS PÚBLICAS DEL MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL DE LA NACIÓN 

El objetivo del análisis es la evaluación de las prácticas realizadas por las mujeres que integran la cooperativa de trabajo en plena conformación y destinan parte de su tiempo en culminar sus estudios mediante el Plan Fines II.
La cooperativa está impulsada por el Programa Ellas hacen del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. La convocatoria del Programa abarca a 100 mil mujeres jefas de hogar, con hijos menores de 18 años, sin trabajo que viven en villas de emergencia o barrios vulnerables. Se destina mayor atención a aquellas mujeres que sumado a estas particularidades tienen hijos con discapacidad o sufren de violencia de género.
Sin embargo, para ingresar al Programa es condición necesaria finalizar los estudios primarios o secundarios. Por este motivo se combina con el Plan Fines II, en el cual las mujeres mayores de 25 años pueden terminar su formación en 3 años. Los espacios físicos en donde se desarrolla el Plan son todo tipo de instituciones: sociedades de fomento, Centros Integración Comunitaria (CIC), centros culturales, bibliotecas, escuelas, asociaciones civiles, radios comunitarias. Los lugares propuestos persiguen un doble objetivo: fortalecer las instituciones emplazadas en la comunidad y poner el aula a disposición de la ciudadanía; y fomentar el principio de auto-organización de la comunidad.
Se implementa en los lugares en donde se desarrolla el Programa de Ingreso Social con Trabajo y en las villas y barrios vulnerables donde actúa el Plan de Abordaje Integral, Plan Ahí. El Programa Ellas Hacen posee 3 etapas de intervención geográfica. La primera: en 36 distritos del Conurbano bonaerense en donde funciona el Programa de Ingreso Social con Trabajo y en las villas donde se efectúa el, Plan Ahí. La segunda: en la ciudad de Corrientes y en las provincias de Chaco, Entre Ríos, Misiones y Tucumán. La tercera y última: las localidades que comprenden las regiones del NEA, NOA y Cuyo.
Desde esta perspectiva se entiende al trabajo y a la educación como derechos fundamentales para construir un país más inclusivo.

CARACTERÍSTICAS DE LA RIBERA

El estudio de caso se centra particularmente en la Sociedad de Fomento Balneario de Quilmes (SFBQ) o “La Ribera”. Este espacio se corresponde con la primera etapa de intervención de la política pública impulsada por el Ministerio de Desarrollo Social. La Ribera posee determinadas condiciones urbanas y ambientales relevadas por un estudio exhaustivo de la que son importantes mencionar brevemente.
La “ribera” es un área ubicada entre la barranca y la costa del Río de la Plata. La barranca se corresponde al quiebre del terreno encontrándose la cota de mayor inundación por sudestada (fenómeno meteorológico como consecuencia de lluvias y viento del sudeste). Desde su origen, el área es homogénea y proclive a las inundaciones. Por este motivo se comporta como un bañado adyacente al río. Con el paso de los años, se produjeron transformaciones por la acción del hombre que no permiten observar aquella formación homogénea de origen. (Gaspar Vera, Farías, Di Tomaso, Quiroga, 2006)
La superficie total la ribera es de 22km² aproximadamente. Representa de esta forma, la cuarta parte del Partido de Quilmes. Hacia el interior de este espacio pueden encontrarse terrenos con particularidades disímiles: infraestructuras y equipamientos de importante envergadura, relleno sanitario, suelo urbanizado y tierra vacante. El acceso puede resultar difícil debido a la escasa cantidad de vías que llegan hasta el lugar. Las avenidas Otamendi e Iriarte son las únicas calles pavimentadas que conectan el centro de Quilmes y el Balneario, o Espora, en Bernal. (Gaspar Vera, et al., 2006).
En la década de los ´90, con la recuperación de la rambla y el Club de Pescadores, creó proyecciones de desarrollo del espacio público. Aunque no hubo cambios considerables en el espacio publico. El balance general es que el riesgo de ocupación de terrenos vacantes por parte de la población de escasos recursos, en un área de deterioro ambiental y con severas condiciones de salud seguirá en aumento si no se establecen líneas de acción concretas.

PLAN FINES II Y SU LUGAR DE ACCIÓN, LA SOCIEDAD DE FOMENTO BALNEARIO QUILMES

La Sociedad de Fomento2 desde hace un año y medio, de agosto de 2013 a la actualidad, es sede del Plan Fines II. En el inicio eran dos comisiones pero a medida que sus integrantes fueron dejando de concurrir se unieron en una sola comisión para poder incluirse en las capacitaciones para la conformación de la cooperativa de trabajo. Ahora la cooperativa Ellas pueden está compuesta por 29 mujeres, incluyendo a su referente, Vanesa Keberlein.
Vanesa se desempeña como referente del Programa. Su tarea es registrar la asistencia de las mujeres a las clases del Fines II. Está presente en todas las clases y su relación es buena con todas por igual. Respecto de las características del grupo, se trata de mujeres de 30 años de edad promedio, con más de tres hijos, pero en ningún caso son víctimas de violencia doméstica. Para las clases se dividen en dos comisiones (número 556 y 335), una asiste a clases los lunes y jueves y la otra los miércoles y viernes, ambas por la tarde. Los martes reciben capacitación durante tarde para la cooperativa de trabajo. La sociedad de fomento sólo les brinda el espacio para el Plan.

ASPECTOS EN CONTEXTO

La referente ante la pregunta sobre cuáles eran las dificultades que encontraba en el Plan distinguió que “el mayor impedimento son los chicos porque las madres no se ocupan. Yo les digo que los dejen con algún familiar”. Lo anterior se debe a quealgunos docentes se molestan porque no pueden continuar con la clase. En este punto podría indagarse sobre cuáles son los motivos por cuales las madres se ven en la necesidad de traer a sus hijos y no dejarlos con un pariente. Sólo en pos de plantear la problemática y allanar camino con la teoría Bourdieu (1991) considera que:
“Tomar el atajo que conduce directamente de cada significante al significado correspondiente, ahorrarse el largo recorrido a través del sistema completo de los significantes en cuyo interior se define el valor relacional de cada uno de ellos (que nada tiene que ver con un <<sentido>> intuitivamente aprehendido), supone limitarse a un discurso aproximativo (…)” (p. 18)
Lo referido invita a razonar que este hecho concreto no puede estudiarse aislado del contexto, como elemento de estudio la dificultad planteada se relaciona con un conjunto de elementos que tienen valor relacional y que integran un sistema. Las limitaciones del Plan se encuentran en la asistencia de quienes se inscriben, que son vecinas de la sociedad de fomento, que tienen dificultades similares y encuentran su expresión en pleno desarrollo de sus actividades, cuando asisten a clases.
Es posible plantearse en este punto, ¿cómo encontrar distanciamiento entre la teoría y la práctica? La teoría es espectáculo y no puede ser entendida en tanto fuera de la escena, con vista por fuera del lugar en donde se desarrolla la acción. La distancia no se encuentra en el lugar común, entre la teoría y la práctica. En todo caso es reconocer la distancia social como principio verdadero: ladistancia diferente respecto de la necesidad. La distancia permite distinguir que existe todo un contexto que explica esa práctica en donde se desarrollan estrategias que adquieren sentido en el interior del espacio de las estrategias posibles. (Bourdieu, 1991)
Vanesa es la primera vez que forma parte de un colectivo y desde que comenzó a recibir capacitaciones en la UNQ no es necesario que vaya, pero a ella le gusta ir.
“Mi marido va a trabajar, las nenas a la escuela y yo estoy ahí. Siempre estoy yo. Le pregunto mucho a las chicas qué les pasa. Sé de los problemas que cada una tiene y son muy variados. Me intereso. Cuando veo que una está un poco callada la saco afuera y le pregunto qué le pasa. Si no vengo, esa chica quizás no habla. Al venir me aseguro que esté todo bien.”
Vanesa tiene la necesidad de estar ahí. La participación social puede identificarse entonces como la acción, la praxis o la necesidad de estar allí. Desde la concepción de participación social y su recorrido histórico y algunos usos que variaron abogaron, desde este enfoque, por la máxima expresión de la existencia del sujeto “participo/actúo, luego existo”. Lugar entendido donde se juega la existencia, pero siempre pensada como presencia activa. (Menéndez, 2006)
La práctica social establecida a partir del Plan Fines dentro de la sociedad de fomento permite como instrumento favorecer la inclusión de nuevos actores aunque también excluye sujetos y grupos. La práctica determinada se dirige a un segmento de la sociedad con características determinadas por una política pública impulsada por el Ministerio de Educación vinculada al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Esto nos lleva a pensar qué tipo de sociedad se busca conformar a través de procesos participativos de esta índole.
La exclusión se distingue en aquellas mujeres que son de bajos recursos pero por no tener más de tres hijos no pueden ingresar al plan social. Según la perspectiva de la referente, la restricción se debe a que con más de tres hijos, las mujeres quedan fuera de cualquier proyección laboral.
Respecto de la valoración del Plan Fines II, Vanesa presta atención y presenta su propia perspectiva:
“Hay profesores que lo toman más en serio que otros. El plan de estudios del secundario regular y del Fines es igual. Por ejemplo, el profesor de literatura tratará de darles lo mismo. Él cree que no tiene que variar el nivel educativo porque sea de un plan. Pero hay otros profesores que no dan lo mismo o dan menos.
Son mujeres grandes que han dejado el secundario hace mucho tiempo y es difícil retomarlo. El ritmo de la escuela es diferente cuando tienen hijos. Agarran la carpeta cuando llegan a la clase. Pero… sí exigirles. Con la profesora de psicología conversaba y le pedía que les exigiera porque ellas pueden.”
Aquí es posible entender esta práctica social, enmarcada dentro de una política pública a partir de lo que se denomina educación popular. Como un modo de mirar y leer, pero también de posicionarse y actuar en respuesta a decisiones personales y comunitarias por acompañar a los sectores excluidos de la sociedad. Aunque también este proceso educativo está conducido por el acompañamiento del sector marginado y “construcción de humanización, liberación y empoderamiento [que incluye técnicas, metas, recursos, líneas de aprendizaje] pero todos estos elementos son mirados y puestos en función del propósito de esta práctica que llamamos educación popular: la búsqueda de mayor vida para los sectores empobrecidos y la creación de mayor justicia social” (Bolton, 2013, 57)
En vías de encontrar y promover cambio social a partir de estas experiencias de educación popular insertas en el desarrollo de esta política pública singular, destacamos la importancia de las trayectorias diversas del aprendizaje. Los resultados a partir de la enseñanza escolar en todos los niveles, pero en este caso particular, del segmento que nos convoca (mujeres mayores de 25 años), vuelve explícito el pensamiento freiriano.
Vanesa, en su relación con el grupo encontró que las mujeres que asistían a las clases empezaron a socializar y comenzaron a detectar cambios a nivel educativo y personal. Una de las estudiantes que acompaña “terminó la primaria casi sin saber leer. Pero el profesor de literatura les dio este año para leer Mi planta de naranja lima y le dijo que le leyera a sus hijos. Y cuando terminó de cursar el profesor la felicitó por el esfuerzo que había hecho en la cursada.” La vivencia del aprendizaje de la lectura y la escritura en la etapa adulta adquiere significaciones que son importantes destacar, como en el fragmento de entrevista a la referente expuesto anteriormente. Freire (2013) afirma:
“Inicialmente me parece interesante reafirmar que siempre vi la alfabetización de adultos como un acto político y un acto de conocimiento, y por eso mismo como un acto creador (…) El proceso de la alfabetización tiene, en el alfabetizando, su sujeto. El hecho de que éste necesite de la ayuda del educador, como ocurre en cualquier relación pedagógica, no significa que la ayuda del educador deba anular su creatividad y su responsabilidad en la creación de su lenguaje escrito y en la lectura de ese lenguaje. (…) La alfabetización es la creación escrita de la expresión oral. Ese montaje no lo puede hacer el educador para los educandos, o sobre ellos. Ahí tiene él un momento de su tarea creadora.” (p. 105) Sin embargo, los propios actores, sin tener en cuenta la intervención del científico social en la práctica, son los que modifican el escenario a través su participación diferenciada (por diferentes estrategias asociadas a las competencias, habilidades y saberes) con incidencia en la trama social. (Uranga, 2007)

REFLEXIÓN SOBRE LA LIBERACIÓN

El análisis propuesto para el trabajo es sólo un primer acercamiento a la práctica social con vistas a profundizar en entrevistas e interpretaciones acompañadas de la teoría. Al momento de seleccionar el tema de investigación, dentro del proyecto que respalda estos estudios, un autor fue el orientador de la elección.
Enrique Dussel (1996) considera:
“El filósofo debe poder pensar todo tema. Sin embargo, solo podrá, en el curso de su corta vida, pensar un número muy reducido de temas, cabalmente, profundamente, prototípicamente. Como los temas son infinitos y el tiempo corto, es necesario saber perder tiempo para elegir los temas fundamentales de la época que nos toca vivir. Es necesario saber perder tiempo para comprometerse con las luchas de los pueblos periféricos y las clases oprimidas. Es necesario saber perder tiempo en escuchar la voz de dicho pueblo: de sus propuestas, interpelaciones, instituciones, poetas, acontecimientos… es necesario saber perder tiempo, del corto tiempo de la vida, en descartar los temas secundarios, lo de moda, superficiales, innecesarios, los que nada tengan que ver con la liberación de los oprimidos”. (p. 203)
Las políticas públicas dispuestas por el Estado Nacional a través de planes sociales, como el presentado en este estudio, responden a un contexto político, social y económico. La diversidad de proyectos con arraigo en el crecimiento social debe ser estudiada: por qué, para qué, quiénes se benefician, cuáles son las relaciones de poder que se identifican, son algunas de las preguntas que asaltan a la investigación y que se extenderán a partir de la incorporación de categorías de análisis.

PROYECCIONES

El estudio pretendió desde un primer reconocimiento de la práctica social expresada en la experiencia de una referente del Plan Fines II, incluir categorías de análisis desde un perspectiva tendiente a la educación/comunicación. La entrevista conforma un compendio que reúne las perspectivas de los diferentes actores vinculados de forma directa al Programa Ellas Hacen y Plan Fines o indirectamente a través de la sociedad de fomento que les posibilita el espacio.
La propuesta para próximos trabajos será profundizar en la práctica cotidiana de las mujeres beneficiarias del Programa, y ahondar en la cohesión social como vecinas de La Ribera que se apropian de un espacio físico, la sociedad de fomento, que les posibilita finalizar sus estudios y ser parte de la cooperativa de trabajo que tiene personería jurídica pero que aún no comenzó a funcionar.

BIBLIOGRAFÍA

Bolton, Patricio (2013). Educación y vulnerabilidad. Experiencias y prácticas de aula en contextos desfavorables. (2da edición). Buenos Aires, La Crujía.

Bourdieu, Pierre (1991). El sentido práctico. Madrid, Taurus.

Carballeda, Alfredo; Las cartografías sociales y el territorio de la intervención. <http://www.wuranga.com.ar/images/pdfs/recomen/Carba.pdf>, Consultado el 5 de agosto de 2014.

Dussel, Enrique (1996). Filosofía de la liberación, <http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/clacso/otros/20120227024607/filosofia.pdf>, Consultado el 17 de noviembre de 2013.

Freire, Paulo (2013). La importancia de leer y el proceso de liberación. (6ta edición). México, Siglo XXI Editores.

Guber, Rosana (2001). La etnografía. Método, campo y reflexibilidad. Buenos Aires, Editorial Norma.

Gaspar Vera, Alberto; Farías, Cristina Beatriz; Di Tomaso, Raúl; . (2006). Quilmes: diagnóstico sobre las condiciones urbanas y ambientales. Bernal, Universidad Nacional de Quilmes.

Menéndez, Eduardo L. y Spinelli, Hugi G. (2006). Participación social ¿Para qué? Buenos Aires, Lugar Editorial.

Uranga, Washington (2007). Mirar desde la comunicación, http://www.washingtonuranga.com.ar/images/propios/14_mirar_desde.pdf, Consultado el 5 de agosto de 2014

Páginas web consultadas

http://www.desarrollosocial.gob.ar/ellashacen/1889

http://www.fines2.com.ar/

Descargar ponencia en PDF

Publicaciones Relacionadas