14- COMUNICACIÓN PÚBLICA DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA

Perspectivas y estrategias teórico-metodológicas para la investigación de la comunicación pública de CyT. Comunicación de la CyT en instituciones de investigación públicas y privadas. Políticas de comunicación en CyT. Comunicación pública de la CyT y Ciudadanía. Comunicación de la CyT en medios gráficos, radiales, audiovisuales, redes sociales. Comunicación de la CyT en expresiones artísticas y culturales. Problemas y tendencias en el campo de la comunicación y divulgación del conocimiento científico. Periodismo científico. La relación del comunicador con las fuentes del periodismo científico y la divulgación.


Autor/es: GHISIO, Martín Andrés

Pertenencia Institucional: Centro de Estudios Avanzados, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Córdoba

Título: Extensión rural, neoliberalismo y después

Resumen:

1. Extensión rural, neoliberalismo y después

            Desde su surgimiento, a mediados del siglo XX en América Latina, la extensión rural ha seguido un orden de actuación socio-históricamente creado y por tanto revisable y redefinible, pero con un pasado reconocido históricamente como modalidad de intervención (Cimadevilla, 2003: 104). Este pasado responde a una mirada hegemónica, deudora del difusionismo desarrollista, que tiende a naturalizar la concepción de la extensión tornándola universal e inmodificable. Un significado que ha impregnado las acciones de extensión y sus representaciones hasta el presente. Este significado, se centró durante décadas en los extensionistas, sus programas, proyectos y saberes y en la transmisión de informaciones y transferencia de tecnologías (Huergo, 2004a: 9).

            Desde mediados del siglo XX, en el contexto del desarrollismo, la extensión rural se constituyó como la modalidad de intervención en el medio rural de un conjunto de instituciones en América Latina. Desde su creación, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) se sostiene desde hace 60 años como la referencia central en relación a políticas públicas y prácticas de intervención para el sector.

            En el contexto de los noventa, el sistema de extensión rural del INTA fue relegado a la asistencia social para dar respuestas a la creciente pobreza y exclusión social del sector en el marco del neoliberalismo. La crisis de diciembre de 2001 marcó un punto de ruptura y el comienzo del nuevo siglo se convirtió en una oportunidad para repensar la práctica extensionista en el contexto de políticas agropecuarias que propiciaron su recuperación e impulso.

            En el marco de estos procesos, este trabajo busca explorar y analizar la dinámica de la extensión rural en el INTA durante la década de los noventa. Su estudio implica un trabajo de historización y contextualización que permite pensar y comprender la extensión rural en relación y en tensión con el contexto histórico, social y política de Argentina y América Latina.

2.  La extensión rural en el contexto del neoliberalismo

            Producto de los cambios promovidos desde el Estado nacional en los años noventa, la tarea de los extensionistas rurales estuvo marcada por el trabajo con aquellos productores rurales considerados “viables”, es decir, aquellos capaces de poder adoptar nuevas tecnologías y continuar con la titularidad de sus tierras. En este sentido, como señala Alemany, “el debate sobre la extensión rural en los noventa en realidad, estaba poniendo en tela de juicio la existencia misma de la extensión rural en el estado de desarrollo del agro negocio latinoamericano” (2008: 29).

            El proceso de disminución de la capacidad de intervención de los estados latinoamericanos produjo diversas consecuencias para el sector rural, aunque sin duda, una de las más notorias fue el abandono a los pequeños productores, la mayoría de los cuales se encontraba en situación de pobreza. Es por eso que, la extensión rural quedó relegada a una práctica asistencialista, como una forma de contener a los expulsados, producto de los ajustes del modelo privatista neoliberal.

            En este sentido, desde el discurso neoliberal se pensaba que la transformación y modernización de la agricultura estaba concluida, que los procesos de desaparición de productores familiares y campesinos y de la agricultura como “forma de vida”, eran irreversibles. Se planteaba entonces, la desaparición de la extensión rural a través de la privatización.

            En consecuencia, el pensamiento neoliberal elimina de su discurso el concepto de desarrollo (rompiendo la equivalencia entre modernización y desarrollo) desplazándolo por el crecimiento comandado por el mercado (Alemany, 2008: 35- 36). Para el discurso neoliberal, al prescindir del rol del Estado, el desarrollo implica una intervención innecesaria y distorsionante del mismo. Es por eso que, por un lado se reduce la práctica extensionista a un carácter asistencialista para mitigar los efectos de los ajustes estructurales, y por otro, se promueve su reemplazo por una intervención privada que asista a los actores claves del complejo agroalimentario.

3. Algunas consideraciones finales

            Reconocíamos cómo, en el contexto del difusionismo desarrollista (como estrategia continental desplegada en América Latina) se fue consolidando una formación hegemónica que estableció la equivalencia entre modernización y desarrollo. Así, en el contexto fundacional del INTA, las condiciones que daban sentido a su misión institucional fueron bajo el estatuto de la inclusión de tecnologías y la transferencia de conocimientos para la modernización del sector rural.

            La instauración de las dictaduras latinoamericanas y la consolidación del neoliberalismo como estrategia global en el marco de la creciente transnacionalización de la economía, imposibilitó la consolidación de una formación hegemónica centrada en prácticas participativas y transformadoras. En el contexto del neoliberalismo de la década del noventa, se rompe la tradicional equivalencia entre modernización y desarrollo por la equivalencia entre productivismo y crecimiento económico, como restauración del modelo agro exportador. En consecuencia, bajos los fundamentos de la desregulación de la economía y la mercantilización del conocimiento, se fragmenta la estructura social agraria (caracterizada hasta ese entonces por la convivencia entre pequeños y medianos productores con los grandes terratenientes) y se reestructura según la caracterización que distingue una agricultura “viable” e industrializada frente a una agricultura “no viable” ligada al asistencialismo estatal. La extensión rural, en este marco, pareciera asistir al cierre de su ciclo histórico en Latinoamérica para su privatización y la reducción a la ayuda social.

            Sin embargo, la práctica institucional del INTA de una continua y sostenida reflexión en relación a sus prácticas de intervención. Una reflexión que tiene lugar en la búsqueda del INTA por resituar la interpelación de sus acciones de intervención en un período de deslegitimación de las instituciones y en el marco del intento de cierre del ciclo histórico de la extensión rural en América Latina.

            A su vez, esta práctica derivó en una respuesta institucional de “resistencia” frente a la ofensiva privatizadora. La cohesión institucional interna en respuesta a la “agresión externa” junto con el apoyo externo de una amplia red interinstitucional de actores y sectores posibilitaron la continuidad de la extensión rural frente a la constante promoción de su desaparición y reemplazo.

            La propuesta institucional a través de programas de intervención, bajo el concepto de la focalización con el objetivo de la compensación social, permitió al INTA, en contrapartida, reconocer la complejidad de nuevas demandas de diferentes sectores y regiones, ampliando la necesidad de considerar la totalidad de aspectos productivos, económicos, sociales culturales y organizativos, en tensión con la visión transferencista de la extensión rural.

            En los últimos años, la extensión rural cobró un renovado impulso como parte de las políticas públicas para el medio rural en muchos países de América Latina y en Argentina en particular (Alemany, 2008). El cambio de contexto social y político habilitó la posibilidad de repensar la práctica extensionista luego de los intentos de su privatización y la posibilidad de su desaparición junto al debilitamiento de las políticas públicas.

            En la actualidad, asistimos a un nuevo contexto social, político y económico, donde queda abierto el interrogante en torno al presente y futuro de la extensión rural.

Bibliografía:

  • Alemany, Carlos (2003) “Apuntes para la construcción de los períodos históricos de la extensión rural en el INTA” en Thornton, R. y G. Cimadevilla (edit.), La extensión rural en debate. Concepciones, retrospectivas, cambios y estrategias para el Mercosur. Buenos Aires, INTA.
  • Alemany, Carlos (2008) “Volvió la extensión y se armó la discusión” en Thornton, R. y G. Cimadevilla (edit.), Grises de la extensión, la comunicación y el desarrollo. Buenos Aires, INTA.
  • Alemany, Carlos (2011). “Aportes para el estudio de la dinámica y evolución de la extensión rural en Argentina”, Revista Interdisciplinaria de Estudios Agrarios, Nº35, 2do semestre 2011. Buenos Aires. ISSN 1853-399X. En prensa.
  • Alemany, Carlos (..) Neoliberalismo, mercantilización del conocimiento y la extensión rural compensatoria, Texto de cátedra.
  • Beltrán, Luis Ramiro (2005) “La comunicación para el desarrollo en Latinoamérica: un recuento de medio siglo” en III Congreso Panamericano de la Comunicación “Integración comercial o diálogo cultural ante el desafío de la sociedad de la información”. Buenos Aires, Facultad de Ciencias Sociales (UBA).
  • Cimadevilla, Gustavo; A. Cantú; E. Carniglia (1997) La bocina que parla. Antecedentes y perspectivas de los estudios de comunicación rural. UNRCuarto.
  • Cimadevilla, Gustavo (2003) “La naturaleza no natural de la extensión rural” en Thornton, R. y G. Cimadevilla (edit.). La extensión rural en debate. Concepciones, retrospectivas, cambios y estrategias para el Mercosur. Buenos Aires, INTA.
  • Erbetta, Hugo (2008) “Extensión y desarrollo sustentable. La búsqueda de una formación bien puesta” en Thornton, R. y Cimadevilla, G. (edit.), Grises de la extensión, la comunicación y el desarrollo. Buenos Aires, INTA.
  • Huergo, Jorge (2001) “Popularización, mediaciones y producción de significados” en AA. VV., Terra Incógnita. A Interface da Ciencia e público. Rio de Janeiro, Casa de Ciencia
  • Huergo, Jorge (2004a) “Desafíos a la extensión desde la perspectiva cultural” en Dialoguemos. Año 8, número 14. Buenos Aires, INTA, 2004, pp. 9-13.
  • Huergo, Jorge (2004b) “Comunicación popular y comunitaria: desafíos políticoculturales” en Nodos de Comunicación/Educación. Año 4, número 4. La Plata, Centro de Comunicación/Educación, Facultad de Periodismo y Comunicación Social (UNLP). Disponible en: http://www.perio.unlp.edu.ar/nodos/
  • Huergo, Jorge (2005) Hacia una genealogía de Comunicación/Educación. Rastreo de algunos anclajes político-culturales. La Plata, Ediciones de Periodismo y Comunicación (UNLP).
  • INTA (1997) Pautas de política institucional sobre Extensión y Transferencia de Tecnologías. Buenos Aires, INTA.
  • INTA (2005) El INTA que queremos. Plan Estratégico Institucional 2005-2015. Buenos Aires, INTA.
  • Williams, Raymond (1997) Marxismo y literatura. Barcelona, Península.

Autor/es: DE LOS SANTOS, Quenia

Pertenencia Institucional: Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales – Universidad Nacional de Misiones

Título: Comunicar ciencia en Puerto Iguazú: primeros acercamientos

Resumen:

Introducción

En la ciudad misionera de Puerto Iguazú hay tres Institutos de Investigación Científica: el Instituto Nacional de Medicina Tropical –INMeT-; el Instituto Misionero de Biodiversidad –IMiBio- y el nodo Iguazú del Instituto de Biología Subtropical –IBS-; y el Centro de Investigaciones Ecológicas Subtropicales (CIES, que es una estación de investigación de campo ubicada dentro del Parque Nacional Iguazú), todos con diferentes pertenencias.

Si bien la ciudad no está catalogada como “polo” de investigación, la existencia de estas instituciones implica una amplia producción de conocimientos científicos en disciplinas principalmente naturales, pero también, en menor medida, humanísticas.

Misiones es la provincia que tiene el valor de Biodiversidad más alto del país (Bertonatti y Corcuera, 2000), representando uno de los principales puntos de interés científico nacional.

Al inicio de mi experiencia, no estaba de manera permanente en los medios de la ciudad el divulgar y comunicar la ciencia, los conocimientos que producen los investigadores.

En este trabajo pretendo relatar esa experiencia: comunicar quiénes son y el trabajo que llevan adelante en Puerto Iguazú las y los investigadores, a través de notas que escribo de manera mensual para el periódico El Independiente Iguazú desde agosto de 2017. Hasta este trabajo son un total de 27 notas publicadas.

Desarrollo

Mi interés personal y la curiosidad en querer saber por qué, qué y cómo pasan las cosas, y el asombro y admiración provocados por esas respuestas me motivaron y motivan a querer contarlo a quienes no lo saben. Y especialmente, el haber compartido y vivenciado el trabajo de campo en distintos ambientes del país en diferentes oportunidades y horarios, fue una experiencia única y de donde nació mi pasión por querer mostrarlo y contarlo.

Los conocimientos que los científicos producen son fundamentales para el desarrollo de la sociedad, entonces la comunicación pública de la ciencia es importante para que la sociedad los conozca, entienda y los pueda apropiar.

Leonardo Moledo menciona en una entrevista que le realizaron (Olszevicki y Esteban, 2014), que es importante que la ciencia llegue a la sociedad porque es parte de la cultura, y cree que ésta debe llegar a todo el mundo, como otras disciplinas. Y “porque estamos en una civilización que está sostenida por el conocimiento científico y la tecnología… fenómeno que se da a partir de mediados del siglo XIX”.

En línea con remarcar esta importancia, Edith Escalón (2014) afirma que el conocimiento científico “no sólo es básico para entender cómo funciona el mundo, sino para tomar mejores decisiones individuales y colectivas, desde evaluar los riesgos a la salud hasta los peligros de la contaminación, la deforestación, las presas, la energía nuclear o la minería a cielo abierto… lo notemos o no, el conocimiento es necesario para nuestro bienestar”.

Y afirma Belocopitow (1998) que para la concientización de nuestras sociedades, una herramienta imprescindible es la divulgación de la ciencia.

Mis principales “inspiraciones” y referencias en materia escrita son el matemático y divulgador Leonardo Moledo (1947-2014) y el Colectivo de comunicación, investigación y diseño El Gato y La Caja. 

El periódico El Independiente Iguazú es el único medio impreso que circula en Puerto Iguazú, y su primer número se publicó en junio de 2017, y desde agosto de ese año comencé a escribir, de manera freelance, notas con el objetivo de comunicar y dar a conocer quiénes son, qué estudian, qué los motiva y los apasiona, y, principalmente, cuál es el trabajo que desarrollan las y los investigadores que trabajan en la ciudad, y también varios artículos y otras realizadas a profesionales de las ciencias que no se desempeñan en estas instituciones.

El principal objetivo es comunicar la riqueza e importancia de la ciudad, y de la provincia, en materia científica, para la producción de conocimientos,

La metodología que utilicé fue la entrevista.

De las primeras nueve notas, seis fueron entrevistas asincrónicas, vía email, buscando que los investigadores pudieran responderla cuando les fuera posible, dentro de un plazo propuesto por mí. Las subsiguientes fueron cara a cara y registradas en un grabador de periodista. Esta decisión de cambio de modalidad de entrevista redundó en obtener mayor riqueza y cantidad de información, y más para conocerlos en un ámbito diferente al suyo “de laboratorio”.

Cada entrevista no tiene un tiempo determinado de duración, aunque sí estimado, y la cantidad inicial de preguntas puede variar “sobre la marcha” de acuerdo a las respuestas, ya que es factible, y frecuente, que aparezca un tema o concepto disparador que redirecciona la charla, y en varias oportunidades, esos nuevos temas terminaron siendo parte la nota.

Todos los investigadores se mostraron predispuestos a ser entrevistados. Previamente les comenté y pregunté que si una vez terminada la nota, se las podría enviar para que puedan corregir y/o indicarme algún error de interpretación conceptual que pudiese haber tenido, y así evitar que se publique información y contenido erróneo; ninguno se negó. Esto modalidad la implemento desde el inicio con todos a quienes entrevisté con los objetivos de: comunicar correctamente, respetando la rigurosidad propia del lenguaje científico y del propio de la especialidad; lograr que el investigador se sienta seguro de lo mencionado anteriormente, de que será apropiado lo que se publique, ya que él es la voz autorizada; y conseguir mi tranquilidad y seguridad también, de que lo que comunico sea preciso.

Entre diferentes comentarios que me manifestaron los investigadores en varias oportunidades, previos a ser entrevistados,  están el nunca haber sido entrevistados, sentirse nerviosos –a pesar de que el resultado es escrito-, y lo positivo que les resulta que se comunique y divulgue el trabajo científico, ya que consideran que falta.

El público al que pensé como destinatario principal de las notas es el adulto local, que no conoce los estudios científicos que se llevan a cabo en la ciudad. Con respecto a esto uno de los desafíos fue pensar en la redacción amena, explicativa, e intentando utilizar regionalismos, más teniendo en cuenta que de los entrevistados, sólo uno es misionero.

En referencia a la estructura de la nota, está pensada para contar de manera amena –sin por eso perder la rigurosidad que debe tener- cada investigación, no en forma de entrevista, sino como un relato, con la presencia de la voz autorizada del o la investigadora. En el inicio suelo plantear una situación de diálogo ficticia, o un interrogante, o una curiosidad, como “gancho” introductorio al tema, en el que el lector pueda sentirse identificado. Ya en el desarrollo se presenta al investigador, se cuenta dónde trabaja, y se expone su temática. El final se centra en contar su experiencia con la profesión, por qué la eligió, qué lo motivó, qué lo apasiona, y por qué eligió y está hoy en Puerto Iguazú.

Con esto intento mostrar que la ciencia es llevada adelante por una persona “como uno”, buscando desmitificar que el científico es alguien encerrado en un laboratorio, en soledad y aislado de la sociedad.

En el cierre de la nota busco dejar un mensaje reflexivo sobre la importancia de nuestro ambiente, en relación al tema tratado en la nota.

Las fotos que las ilustran son brindadas por los investigadores a mi pedido, buscando mostrarlos “en acción”.

Obstáculos

Uno de los obstáculos es el espacio acotado propio del medio. La nota se publica en una página del periódico, ocupando tres cuartos, lo que conlleva a que inevitablemente quede afuera información. Entonces la selección sobre qué comunicar la baso en priorizar el dar a conocer la especialidad que desarrolla el investigador, y lo que considero más relevante que me haya contado acerca de su experiencia personal.

Otro es el no conocer el alcance real del periódico. Esto me impide saber si las notas se conocen –más allá de comentarios  que me han hecho vecinos, u otros que le realizaron al director del diario-.

Para ir pensando

Los conocimientos que los científicos producen son fundamentales para el desarrollo de la sociedad. La comunicación pública de la ciencia es importante para que los conozca, los entienda y los pueda apropiar.

Comenzar a ser parte del Proyecto de Extensión Con Tonada Científica nos posibilitará pensar en un espacio de articulación para poder construir una agenda de divulgación y comunicación pública de la ciencia de toda la provincia.

Bibliografía:

  • Belocopitow, E. (1998). ¿Por qué hacer Divulgación Científica en la Argentina? Redes, vol. V, núm. 11, junio, 1998, pp. 141-163. Recuperado de http://www.redalyc.org/pdf/907/90711314007.pdf
  • Bertonatti, C. y J. Corcuera (2000). Situación Ambiental Argentina. Ed. Fundación Vida Silvestre. 436 pp.
  • Escalón, E. (2014). El conocimiento científico presente en la vida cotidiana. Ciencia y Luz. Universidad Veracruzana de México. Recuperado de https://www.uv.mx/cienciauv/files/2014/01/CienciaLuz_14ene13.pdf
  • Olszevicki, N. y P. Esteban (13 de agosto de 2014). La continuación de la ciencia, por otros medios (entrevista a Leonardo Moledo). Página 12. Recuperado de https://www.pagina12.com.ar/diario/ciencia/19-252846-2014-08-13.html

Autor/es: RODRÍGUEZ, María Itatí; BARRIOS, Rosaura

Pertenencia Institucional: Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales – Universidad Nacional de Misiones- Instituto de Estudios Sociales y Humanos- CONICET

Título: Comunicación pública de la ciencia y la tecnología como política científica en la Universidad Nacional de Misiones

Resumen:

Las prácticas científicas y tecnológicas se entienden como prácticas sociales que se encuentran insertas dentro de determinados contextos políticos, culturales, sociales, económicos, científicos que proponen determinados diálogos y tensiones entre los distintos actores involucrados. En este sentido, la política científica constituye un rasgo ineludible de las sociedades contemporáneas.

En la presente ponencia pretendemos reflexionar sobre el lugar que ocupa la comunicación pública de la ciencia y la tecnologías en las políticas públicas, especialmente, como parte de una demanda como política estatal científica. Para ello, desplegaremos los principales interrogantes de este trabajo y en un segundo momento nos adentraremos en categorías de análisis para reflexionar sobre las “demandas” de organismos científico- tecnológico para el desarrollo de estrategias de comunicación pública de la ciencia y la tecnología, tomando como caso a la Universidad Nacional de Misiones.

Bibliografía:

  • ALBORNOZ, M. (2007). “Los problemas de la ciencia y el poder”. Revista CTS, Nº 8, Vol. 3, Abril de 2007 (pág. 47-65)
  • ALBORNOZ, M. & GORDON, A. (2011). “La política de ciencia y tecnología en Argentina desde la recuperación de la democracia (1983 – 2009)”. En Mario Albornoz y Jesús Sebastián (Eds.) Trayectorias de las políticas científicas y universitarias de Argentina y España. Madrid: CSI
  • ELZINGA, A. & JAMISON, A. (1996). «»El cambio de las agendas políticas en ciencia y tecnología»». Revista Zona Abierta 75/76. Madrid.
  • OSZLAK, O. & O’DONELL, G. (1995) «»Estado y políticas estatales en América Latina: hacia una estrategia de investigación.»» Revista REDES, Año II, N.4, septiembre 1995. Unqui: Buenos Aires
  • COMISIÓN NACIONAL DE EVALUACIÓN Y ACREDITACIÓN UNIVERSITARIA (2017). Informe Preliminar de Evaluación Externa de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria a la Autoevaluación institucional de la Universidad Nacional de Misiones. Comité de Pares Evaluadores: Pérez Rasetti, C.; Mutchinik, E.; Plencovich, C.; Longui, M.; Becerra, V. Septiembre 2017
  • UNIVERSIDAD NACIONAL DE MISIONES; Zapata, P. (coord. gral.) (2017). Autoevaluación institucional de la Función I+D+i de la Universidad Nacional de Misiones. Posadas; Universidad Nacional de Misiones
  • ABRANCHES PORTES, A.R. (2010) «»Comunicação de ciência: práticas e representações entre investigadores»». Tesis de Mestrado em Comunicação em Ciência. Universidade de Aveiro, Portugal. Disponible: https://ria.ua.pt/bitstream/10773/3446/1/2010001056.pdf
  • CORTASSA, C. (2012). La ciencia ante el público. Dimensiones epistémicas y culturales de la comprensión pública de la ciencia. Buenos Aires: Eudeba
  • CORTASSA, C. (2016). “In science communication: Why does the idea of public deficit always return? The eternal recurrence of the public deficit.” Public Understanding of Science, Vol. 25(4), pp. 447-459.
  • CORTASSA, C. & POLINO, C. (2015). La Promoción de la cultura científica. Un análisis de las políticas públicas en los países iberoaméricanos. Buenos Aires: Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, La Tecnología y la Sociedad de la Organización de los Estados Iberoamericanos.
  • POLINO, C. & CASTELFRANCHI, Y. (2012) «»Comunicación pública de la ciencia. Historia, prácticas y modelos.»» En: E. Aibar y M.A. Quintanilla. Ciencia, tecnología y Sociedad. Madrid: Trota (443-377)
  • ROCHA, M. & MASSARANI, L. (2017) «»Panorama general de la investigación en divulgación de la ciencia en América Latina»». En L. Massarani (coord.) Aproximaciones a la investigación en divulgación de la ciencia en América Latina a partir de sus artículos académicos. Red de Popularización de la Ciencia y la Tecnología en América Latina y el Caribe. Río de Janeiro: FRIOCRUZ.  (13-38)
  • URANGA, W. (2012). Comunicación para la transformación. Un itinerario para la acción, 2012. Disponible en: www.wuranga.com.ar. Acceso en: 21 mar 2018
  • RODRÍGUEZ, M.I. (2019). “Comunicación pública de la ciencia y la tecnología: reflexiones desde experiencias de investigación y extensión universitaria”. JCOM América Latina. Journal of science communication. N.2. https://jcomal.sissa.it/es
  • RODRÍGUEZ, M.I. (2018a). “Sentidos de la comunicación social en los modos de entender la cultura científica”. Revista Latinoamericana de Ciencias de la Comunicación, Vol. 15, N.28. Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC). (pp.110-119). Disponible: https://www.alaic.org/revista/index.php/alaic/article/view/1147
  • RODRÍGUEZ, M.I. (2018b). “Apuntes para reflexionar sobre política científica: el caso de un programa de becas de «»vacancia geográfica»»”. Revista Question, Vol.1 N.59. Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. Disponible en: https://perio.unlp.edu.ar/ojs/index.php/question/article/view/4653
  • RAMÍREZ BÁRBARO, M.; Rodríguez, M.I. & Barrios, R. (2018). “Con tonada Científica: espacio radial para comunicar la ciencia”. Revista Tekohá, Vol 1, N.6. Revista de la Secretaría de Extensión y Vinculación Tecnológica (FHyCS-UNaM). (pp.40-47) Disponible: http://edicionesfhycs.fhycs.unam.edu.ar/index.php/tekoha/article/view/191″

Publicaciones Relacionadas