1- ECONOMÍA Y POLÍTICAS DE LA COMUNICACIÓN.

Desarrollo de los medios masivos en diferentes contextos políticos y socioeconómicos. Estructuras de propiedad de los medios de comunicación. Concepciones acerca del rol del Estado y el mercado. Políticas públicas de la comunicación. Interacción entre innovación tecnológica, marcos normativo-legales y estrategias competitivas de los operadores en el ámbito de la globalización. Debates del derecho de la comunicación. Democratización de las comunicaciones: servicio público, acceso y participación


Autor/es: CAVALLER RIVA, Daniel; ORTEGA YUBRÓ, Cristian

Pertenencia Institucional: Facultad de Ciencias Económicas – Universidad Nacional de Cuyo

Título: Análisis de causales de datos con anomalías

Resumen:

¿Quiénes se beneficiarán con este libro?

La presente obra está pensada para que su lectura sea lo más agradable posible, sin tener en cuenta el perfil del lector, pero resultará más atractiva para los estudiantes y los profesionales de las Ciencias Económicas quienes se están especializando o quieran incursionar en el campo de las Ciencias de Datos, más aún y con mayor énfasis, si los datos que van a estudiarse tienen implícito conocimiento que proviene y está delimitado por las incumbencias profesionales de las Ciencias Económicas.

Los datos a los que hacemos referencia en la presente obra, son aquellos datos digitales generados por las personas humanas y jurídicas del sector público como del sector privado, y por los objetos, los que se conocen habitualmente por su denominación más generalizada “el internet de las cosas”.

Todos esos datos forman parte de la Economía de los Datos.

La minería de datos puede aplicarse en distintas profesiones, tal como las Ciencias Económicas, las Ciencias Médicas, las Ciencias Jurídicas y en aplicaciones científicas y de investigación.

Un científico de datos posee conocimientos de las Ciencias Exactas y de las Ciencias de la Computación, y extrae conocimiento de los datos seleccionados de un conjunto de datos, ofreciendo el conocimiento extraído de esos datos a quienes tienen que tomar decisiones.

En cambio el analista de los datos y el especialista, poseen conocimientos de las Ciencias Exactas, y en el presente caso que se desarrollará a lo largo de la presente obra, también posee conocimientos de las Ciencias Económicas.

Por tal razón es de vital importancia el trabajo en equipo del analista, el especialista y el científico de datos, conformando equipos de trabajo en Ciencia de Datos, de carácter interdisciplinario.

Además el analista, el especialista como el científico de datos tienen que conocer los datos del conjunto de datos con los que trabaja y poder representarlos en forma visual, gráfica y comprensible para los destinatarios.

Bibliografía:

  • Ben-Hur, Asa, David Horn, Hava T. Siegelmann, y Vladimir Vapnik. 2001. «Journal of Machine Learning Research». Support Vector Clustering 2001.
  • Fletcher, Roger. 2000. Practical Methods of Optimization. 2nd ed.
  • Kuna, Horacio Daniel. 2014. «Procedimientos de explotación de información para la identificación de datos faltantes con ruido e inconsistentes». Universidad de Málaga. – http://sistemas.unla.edu.ar/sistemas/gisi/tesis/UM-TD-Horacio-KUNA.pdf.
  • Liu, Bin, Guang Xu, Qian Xu, y Nan Zhang. 2012. «Outlier Detection Data Mining of Tax Based on Cluster». 2012 International Conference on Medical Physics and Biomedical Engineering (ICMPBE2012) 33 (Supplement C): 1689-94. https://doi.org/10.1016/j.phpro.2012.05.272.
  • Lopez-Pablos, Rodrigo. 2013. «Elementos de Ingeniería de Explotación de la Información aplicados a la Investigación Tributaria Fiscal». Anales Asociación Argentina de Economía Política.
  • Stankevicius, Evaldas, y Linas Leonas. 2015. «Hybrid Approach Model for Prevention of Tax Evasion and Fraud». 20th International Scientific Conference «Economics and Management 2015 (ICEM-2015)» 213 (Supplement C): 383-89. https://doi.org/10.1016/j.sbspro.2015.11.555.
  • SAS®  Institute Inc. 2015. «La Minería de Datos de la A a la Z: Como Descubrir Conocimientos y Crear Mejores Oportunidades». SAS®  The Power to Know. 2015. https://www.sas.com/content/dam/SAS/es_mx/doc/assets/26-mineria-datos-a-z.pdf.
  • Álvarez, Kity, Betzaida Romero, José Cadenas, David Coronado, y Rosseline Rodríguez. 2016. «Arquitectura para la Gestión de Datos Imperfectos en la Era de Big Data». Revista Venezolana de Computación 3 (2): 47-56. http://saber.ucv.ve/ojs/index.php/rev_vcomp/article/view/11729.
  • IEEE Task Force on Process Mining. «Manifiesto sobre Minería de Procesos». Manifiesto sobre Minería de Procesos. Accedido 22 de diciembre de 2017. http://www.win.tue.nl/ieeetfpm/lib/exe/fetch.php?media=shared:pmm-spanish-v1.pdf.

Autor/es: LELLO, Iván Gustavo

Pertenencia Institucional: Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales – Universidad Nacional de Jujuy

Título: Organismos de Control y Concentración de Medios

Resumen:

Organismos de control, concentración, monopolios          «Los debates contemporáneos sobre políticas de comunicación advierten que los marcos normativos y las políticas de comunicación, aunque tengan improntas democratizadoras y antimonopólicas, requieren organismos de control independientes de los intereses económicos y políticos, además de una definición clara acerca del alcance de sus competencias.

El objetivo de este trabajo es analizar la situación argentina en materia de autoridad regulatoria en el sector de la radiodifusión, considerando las disposiciones de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en su texto original y las que surgieron tras las modificaciones introducidas por el Decreto 267/15.

Para ello, se tomarán como referencias las recomendaciones contenidas en documentos que, sobre libertad de expresión, han elaborado organismos internacionales de derechos humanos. Resulta indispensable revisar el marco normativo tal como fue sancionado en su versión original (Ley 26522) y tras los cambios introducidos por el gobierno de Mauricio Macri a poco de iniciado su mandato. Además, se analizan otras instancias institucionalizadas con atribuciones de control y regulación en la materia.

De 1980 a este momento, la radiodifusión argentina tuvo tres organismos de aplicación en materia de comunicación audiovisual: el COMFER (producto del decreto-ley 22285 de la dictadura de Videla); el AFSCA (creado por la ley 26522 sancionada por el congreso durante el gobierno kirchnerista; y el ENACOM (instaurado por decreto del presidente Macri apenas iniciado su mandato, modificando la ley vigente de servicios de comunicación audiovisual).

En el primer caso, la integración del ente de contralor estaba circunscripto a representantes de las fuerzas armadas, y ya en democracia sus miembros fueron representantes civiles de los poderes ejecutivo y legislativo. No obstante, en estos últimos casos, la diversidad y pluralidad de su integración resulta bien distinta.

“Todas las autoridades públicas con autoridad regulatoria formal sobre los medios de comunicación deben ser protegidas frente a cualquier injerencia, en especial la de naturaleza política o económica, a través de procesos de designación de sus miembros que sean transparentes, que permitan la participación ciudadana y que no se encuentren controlados por ningún partido político”, afirma la Declaración Conjunta de 2003 de los entonces tres representantes especiales internacionales sobre la libertad de expresión.

Tales recomendaciones fueron ignoradas por el gobierno argentino en 2015, ya que mediante decreto se modificó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual disolviendo la AFSCA y creando el ENACOM. Este organismo dependiente del Ministerio de Comunicaciones, está a cargo de un directorio de siete miembros de los cuales el Poder Ejecutivo nombra cuatro y los otros tres son propuestos por la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual: uno por la mayoría o primera minoría, uno por la segunda minoría y otro por la tercera minoría. Por lo tanto, el ejecutivo se asegura cinco miembros afines al gobierno.

La Defensoría del Público advirtió además que el Poder Ejecutivo quedó facultado para remover sin expresión de causa y sin derecho de defensa a todos los directores, incluidos los propuestos por el Congreso Nacional, afectando de esta manera la división de poderes, el federalismo, el sistema republicano y el derecho de defensa.

El gobierno violentó las recomendaciones internacionales sobre transparencia en la designación de los integrantes de los entes controladores, eliminando las previsiones de participación ciudadana en el proceso, contempladas en el texto original de la LSCA. Resulta evidente el interés por ejercer un estricto control sobre su composición y funcionamiento, ya que el ejecutivo no sólo se asegura una mayoría en el ENACOM sino también la potestad de revocar la designación de cualquiera sus miembros.

La presidencia del ENACOM recayó en Silvana Giudici, quién se desempeñó como diputada nacional por la UCR (presidió la comisión de Libertad de Expresión) y legisladora porteña por el partido oficial PRO.

Agustín Garzón se desempeñó como legislador de la Ciudad de Buenos Aires por el partido PRO; entre el 23 de diciembre de 2015 y el 4 de enero de 2016 ejerció la titularidad de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, luego de la intervención dispuesta por el gobierno de Macri, en reemplazo de Martín Sabbatella

Heber Martínez es abogado, fue gerente de Asuntos Corporativos y de Relaciones Institucionales en el Grupo TELEFE y presidente y vicepresidente de la Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas (ATA). También fue miembro del directorio de la Asociación Internacional de Radiodifusión (AIRIAB) y presidente de la Comisión Empresaria de Medios de Comunicación Independientes (CEMCI) y del Círculo de directores de Comunicación de Argentina (DirCom).

El abogado Miguel Ángel Giubergia fue diputado nacional por la UCR jujeña desde 1999 y hasta julio de 2015, cuando asumió su rol de director en la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y la Comunicación (AFTIC). Carece de trayectoria y perfil en materia de servicios de comunicación.

Claudio Ambrosini fue subdirector de Prensa en el Senado de la Nación, también ocupó el cargo de Coordinador de Prensa de la Cancillería. Fue gerente de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) y, posteriormente, fue Secretario de Difusión en el Municipio de Tigre y Subsecretario de Comunicación Estratégica de la Nación. En el CV que publica el ENACOM se omite mencionar sus tareas como jefe de prensa de Sergio Massa, líder del Frente Renovador en su momento aliado estratégico del PRO, y su trayectoria como consultor en comunicación de candidatos del PJ .

Guillermo Raúl Jenefes es un abogado con trayectoria política en el PJ y con fuertes intereses en el mercado audiovisual. Fue vicegobernador de la provincia de Jujuy entre 2011 y 2015; senador nacional y presidente y vicepresidente de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del Senado de la Nación entre 2001 y 2011. Al igual que en el caso anterior, su presentación como autoridad del ENACOM omite información: Jenefes tiene intereses en la empresa Radiovisión Jujuy operadora del único canal de aire de Jujuy (Canal 7), tres radios AM (AM LW8 630 San Salvador de Jujuy; LW 5 Libertador General San Martín, AM LRK 221 Radio Ciudad Perico), y la FM Trópico.

Juan Sebastián Jenefes, hijo de Guillermo, fue en 2015 presidente de la Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas (ATA), la cámara empresarial de los canales de televisión abierta, donde los socios más influyentes son Telefe -del grupo Telefónica- y El Trece TV -del grupo Clarín-. Actualmente, ocupa allí el cargo de secretario.

Oscar Diego Zabalaga también se especializó en derecho administrativo y fue apoderado de Autopistas del Sol –empresa del grupo Macri-. Al igual que Giubergia, carece de formación y trayectoria en materia de comunicaciones.

El ENACOM es un organismo que carece de pluralidad y diversidad. En este aspecto, el texto original de la Ley 26522 había instaurado una institucionalidad más amplia, dando cabida a una mayor cantidad de actores en el diseño y control de las políticas de comunicación. La representación de las Universidades fue una de las que se vio amputada.

Análisis aparte merece la Comisión para la Elaboración del Proyecto de Reforma, Actualización y Unificación de las Leyes 26.522 y 27.078, integrada por Silvana Giudici directora del ENACOM; Héctor Huici, Secretario de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones; Alejandro Pereyra, director del ENACOM; Henoch Aguiar, vicepresidente de ARSAT; Andrés Gil Domínguez, constitucionalista y experto en derecho a la comunicación en Internet; y Santiago Kovadloff, filósofo.

La Comisión fue creada el 1° de marzo de 2016 (Resolución N° 9 del Ministerio de Comunicaciones), y contaba con 180 días para elevar un anteproyecto de reforma, actualización y adecuación de un régimen unificado de ley marco regulatorio para las Telecomunicaciones y Servicios de Comunicación Audiovisual

En sintonía con la perspectiva del gobierno actual, la integración de la Comisión excluye actores no comerciales, de las universidades, de los trabajadores de los sectores telecomunicaciones y del audiovisual.

Algunos autores sostienen la idea de que el control de la concentración de las comunicaciones y telecomunicaciones, debe regirse por organismos comunes a otros sectores de la economía. De hecho, Argentina cuenta con la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, presidida por Esteban Manuel Greco, magister en economía.

En la web oficial, y a modo de presentación de la CNDC, se afirma: “Una de las principales funciones de la autoridad de aplicación de la Ley 27.442 de Defensa de la Competencia es llevar a cabo el procedimiento de control de operaciones de concentración económica, las cuales deben ser notificadas por las empresas involucradas en las mismas” .

Esta Comisión tiene estudios sobre la distribución de programas de televisión en la Argentina (2007) y un estudio sobre el proyecto de Reglamento General de Interconexión y Acceso de la Secretaría de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (2017).

La CNDC identificó varias prácticas que constituyen riesgos para la competencia, ya que afectan a la estructura del sector de distribución de programas de TV en el país ya sea incidiendo negativamente en la cantidad de competidores o bien en la formación de precios que pagan los usuarios.

Para algunos, la ley de Defensa de la Competencia es un marco regulatorio adecuado y suficiente para garantizar el control de posiciones dominantes en el mercado audiovisual. Este es el enfoque de Diego Petrecolla .

Lo cierto es que Argentina cuenta con un doble sistema institucional para regular la concentración del mercado de servicios de comunicación audiovisual y de telecomunicaciones. Por un lado, el ENACOM -que como hemos señalado, dista de tener una composición acorde a parámetros internacionales- y la Comisión de Defensa de la Competencia. No obstante, hay una ausencia de instancias de articulación entre ambas lo que dificulta –sino lo impide completamente- la coordinación en el control y la reunión de información actualizada y oportuna.

A ello se suma la Comisión Bicameral Permanente de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, las Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización (Ley 26.522 y sus modificatorias, Ley 27.078 y DNU 267/15). Dicha Comisión tiene, entre otras atribuciones, evaluar el desempeño de los miembros del directorio de la autoridad de aplicación de la ley de SCA.

En tanto, en el ámbito del Senado funciona Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, a la que le corresponde dictaminar sobre lo relativo a organización, promoción y desarrollo de los sistemas de comunicación en todo el territorio del país, administración, supervisión, coordinación y prestación de los servicios postales, de telecomunicaciones, de radiodifusión, video y medios gráficos; el tratamiento de las nuevas tecnologías de comunicación como el campo de la informática y la expansión del fenómeno de Internet y del correo electrónico. También le corresponde dictaminar sobre todo lo relativo a libertad de expresión, censura previa, secreto de las fuentes periodísticas, hábeas data, derecho a réplica y todo otro asunto referente al ramo de la información y las comunicaciones, sin perjuicio de la competencia de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Derechos y Garantías.

Resumiendo, con una declarada posición de ente autárquico y descentralizado que funciona en el ámbito de la Secretaría de Modernización de la Nación, el ENACOM adolece la dependencia del poder ejecutivo; la CNDC puede intervenir para evitar procesos de concentración en el sector de las comunicaciones y telecomunicaciones, pero sin nexos formalizados de articulación y coordinación. Por su parte, en el ámbito parlamentario funcionan una comisión bicameral y una comisión en la cámara alta cuyo objeto es el sistema de medios de comunicación.

Esto no ha impedido que “los cuatro conglomerados más grandes concentran casi la mitad de la audiencia nacional en todos los soportes, y el 25% de toda esa audiencia está en manos del Grupo Clarín. Además, la actual crisis económica y la ausencia de políticas por parte del Estado para atenuar sus efectos, junto con una legislación que favorece a los grandes grupos mediáticos, asfixia económicamente el periodismo crítico y limita el derecho de los argentinos a tener acceso a voces plurales” .

La ineficacia del funcionamiento de los organismos con capacidad de control e intervención queda evidenciada en los resultados del informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF) y el diario Tiempo Argentino, difundido en abril de 2019. Allí se afirma: “Los cuatros sectores (TV, radio, prensa y digital) del estudio MOM muestran niveles altos de concentración de la propiedad y de la audiencia. El Grupo Clarín es el único conglomerado que ostenta una posición dominante en todos los sectores de la industria de medios y telecomunicaciones.

Los resultados del proyecto Media Ownership Monitor (MOM) Argentina, permiten afirmar la teoría de la “perversión del interés público” (la intención inicial se ve pervertida y la agencia termina siendo un brazo más de la industria a la que regula, bien por problemas instrumentales, estructurales, o porque se ve “capturada”); [y] la teoría “conspirativa” (la propia regulación surge para servir a los intereses de la industria que intenta regular, y no al interés público) .

Bibliografía:

  • https://www.letrap.com.ar/nota/2016-8-3-el-operador-de-todos-los-peronismos-que-massa-colo-en-un-rincon-clave-del-gobierno
  • https://www.argentina.gob.ar/defensadelacompetencia
  • https://www.cronista.com/opinion/La-Defensa-de-la-Competencia-y-la-Ley-de-Medios-20131029-0044.html  –   Consultado: 08/8/2019.
  • https://rsf.org/es/noticias/los-medios-en-argentina-un-gran-negocio-en-manos-de-unos-pocos
  • Segovia Alonso, Ana I. (2009): Organismos de regulación y control de las comunicaciones: el caso de la FCC, en RLCS, Revista Latina de Comunicación Social, 64, páginas 526 a 539. La Laguna (Tenerife): Universidad de La Laguna, recuperado el 8 de agosto de 2019, de http://www.revistalatinacs.org/09/art/43_842_ULEPICC_15/52Segovia.html«

Autor/es: TASSI, Marcos Aurelio

Pertenencia Institucional: FHyCS – UNaM

Título: Una aproximación a los medios comunitarios, alternativos y populares de Posadas, Misiones

Resumen:

Comentar aspectos de la situación actual que están atravesando los medios comunitarios, alternativos y populares de Misiones posteriormente a la sanción de la Ley 26.522, será el foco de esta ponencia, es decir, constituye en un estudio sobre políticas comunicacionales orientadas a este sector y el reconocimiento de los diferentes momentos históricos que atravesó este sector en la Argentina.

Para abordar las relaciones de poder entre los medios estudiados y el Estado se observarán las políticas públicas del sector audiovisual y su regulación, afín de comprender cuáles son las dimensiones y cómo se manifiestan las denominadas ‘desigualdades comunicativas’ desde la perspectiva de los actores que se autodefinen como ‘comunitarios’.

Por ello se hará un relevamiento de marcos normativos vigentes, además de las prácticas de medios comunitarios, alternativos y populares (MCAP), cuyas condiciones de producción generalmente no logran el reconocimiento de marcos jurídicos. Es precisamente esa tensión, entre lo normativo y la experiencia cotidiana de éstos medios la que se busca problematizar, atendiendo a las contradicciones, exclusiones, entre otros aspectos que determinan y regulan la convivencia.

Introducción

En este artículo se expone una serie de aspectos que se están trabajando en el marco de una tesis de Maestría en Políticas Sociales, vinculados a políticas públicas destinadas al sector sin fines de lucro, puntualmente de los medios comunitarios, alternativos y populares de la provincia de Misiones haciendo foco en Posadas y zonas de influencia. 

A continuación se trabajará en torno a una serie de ejes que vertebrarán este trabajo, los cuales tendrán que leerse relacionalmente, pues están intrínsecamente ligados y se torna necesario leerlos de esa manera. En alguna parte se trabaja con datos acerca del relevamiento de medios, en otra sobre políticas destinadas al sector, estos son claves siempre y cuando se puedan articular con y a partir de las experiencias de los actores que están insertos de un modo u otro en el campo que se estudia aquí.

Como interrogante subyacente a estos bloques surge la pregunta ¿Qué políticas comunicacionales implementadas en Argentina inciden en la configuración de los medios y productoras comunitarias en la provincia de Misiones y qué características asume esa relación? A partir de ella, se propone tomar en consideración la perspectiva de los actores y ponerla en tensión con el rol del estado y las políticas públicas comunicacionales.

Ejes:

1) DISCUSIONES EN TORNO A SU DEFINICIÓN

2) POLÍTICAS INFOCOMUNICACIONALES

3) RELEVAMIENTO DE LOS MCAP

4) SITUACIÓN ACTUAL DE LOS MEDIOS COMUNITARIOS ALTERNATIVOS Y POPULARES

Dimensiones de análisis:

– COMUNIDAD. Reconocimiento de comunidad, relación con la ciudadanía. Identidad política colectiva (Kejval) de los MCAP.

– PRODUCCIÓN. Agenda. Producción comunitaria.

– SOSTENIBILIDAD. Situación jurídica. Historia del medio. Marcos normativos.

Bibliografía:

  • Becerra, Martín; Mastrini, Guillermo (2017) “La concentración infocomunicacional en América Latina 2000-2015: nuevos medios y tecnologías, menos actores. 1a ed. – Bernal: Universidad Nacional de Quilmes; Observacom, 2017.
  • Belotti, Francesca y Cerbino, Mauro (2016) «»Medios comunitarios como ejercicio de ciudadanía comunicativa: experiencias desde Argentina y Ecuador»» en Comunicar, nº 47 v. XXIV, 2016.
  • Beltrán, Ricardo y Becerra, Martín (comp.) (2017) Sin fines de lucro, con tecnologías y organización. 1a ed. Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires, UBACyT.
  • Krakowiak, Fernando (2018) “Economía política de la comunicación, estado y políticas públicas” Volumen N° 20. Revista EPTIC. ISSN 1518-2487. Abril 2018.
  • Mata, María Cristian (2016) Comunicación y política: la imposibilidad de separarlas. En La comunicación en disputa. Revista ALAIC. Mayo-junio. Pág. 8-10.
  • —————————- (2006) «»Comunicación y Ciudadanía. Problemas teórico-políticos de su articulación”. Revista Fronteiras – estudos midiáticos, Pp. 5-15.
  • Millán, María del Rosario; Casales, Marina (2015) “El sector sin fines de lucro del sistema de medios. Primeras aproximaciones al escenario local”. Jornadas de Investigadores 2015 “Fronteras y liminaridades. Espacios de diálogo, confrontación y descubrimiento”, FHyCS-UNaM.
  • Segura, María Soledad; Weckesser, Cintia (Comp.) (2016) Los medios sin fines de lucro entre la Ley Audiovisual y los decretos. Estrategias, desafíos y debates en el escenario 2009-2015. 1a ed . – Córdoba: Editorial de la UNC.M.

Autor/es: VELAZQUEZ, Gustavo

Pertenencia Institucional: Proyecto de investigación “La edición en la era de las redes. Entre el artesanado y las tecnologías digitales” de la Universidad Nacional de Quilmes

Título: La autodistribución en el mundo editorial: caracterización y problema

Resumen:

          La fase de distribución en la cadena de valor de la industria editorial es un aspecto trascendental para la circulación y el acceso de libros. Esta tarea determina el comercio de los ejemplares, a partir de la gestión con los puntos que venta (traslado de cajas, administración de cuentas, reposiciones, devoluciones, etcétera). De manera que influye en la economía de las editoriales, ya que las ventas es la principal fuente de financiamiento de la actividad.

Para las pequeñas y medianas editoriales, la distribución representa un desafío que impacta sensiblemente en la sostenibilidad financiera de los proyectos. La baja escala económica de estos emprendimientos dificulta la contratación de servicios de distribución externos. Sumado a conflictos específicos que se originan en la prestación del servicio por parte de un distribuidor, como la mayor dedicación a las producciones de las grandes casas editoriales.

A partir de este problema, algunos editores deciden encarar por cuenta propia el conjunto de tareas que hacen a la circulación comercial de los libros. La autodistribución, pues, genera ventajas para estas editoriales que se manejan con escalas productivas pequeñas, pero además genera nuevos obstáculos vinculados a la organización del trabajo y la capacidad financiera. Así, por ejemplo, los pequeños editores obtienen un mayor control de la logística y venta de sus producciones y, como contrapartida, cargan de tareas a un núcleo reducido de trabajadores encargados de gestionar dichos proyectos editoriales.

Las llamadas editoriales independientes representan un segmento de importancia dentro de la industria del libro. La cantidad y heterogeneidad de proyectos editoriales se tornan relevantes para la cultura, más aún para la bibliodiversidad (Colleu, 2008; Hawthorne, 2018). No obstante, son emprendimientos sostenidos por la dedicación de pocos integrantes que deben esforzarse por generar emprendimientos sustentables económicamente. En este sentido, la distribución representa un punto sensible dado la complejidad de la logística y los altos costos. Además de la presencia dominante de los grandes grupos editoriales que poseen mejores prestaciones de distribución y exhibiciones en los puntos de venta.

El objetivo de este trabajo, por tanto, es pensar las dificultades que genera la distribución editorial para el sector editorial independiente, haciendo énfasis en la autodistribución.

Este estudio se sustenta en la perspectiva de la Economía política de la comunicación y la cultura para analizar la estructura económica las editoriales independientes. A partir de los estudios de la industria editorial discontinua (Zallo, 1988) para dar cuenta de las estrategias de mercado de estos actores. Tomando en consideración a los libros como bienes culturales, resultantes de diferentes etapas de producción industrial, que poseen un valor simbólico y de mercado (Zallo, 2007). También, los trabajos sobre concentración en las industrias culturales (Becerra y Mastrini, 2009, 2017), factor que en la industria del libro influye en condiciones desiguales de distribución y comercialización.

Por otra parte, se toman conceptos y autores de la sociología de la cultura. Particularmente, los aportes de Pierre Bourdieu (1995, 2000) al análisis del campo editorial.

Este trabajo se basa en una estrategia metodológica cualitativa, sustentada principalmente en entrevistas a editores que hacen las veces de distribuidores. Así también, a colectivos de editores que proponen maneras alternativas de encarar el problema de la circulación y venta. Por ejemplo, Carbono, una distribuidora creada por los sellos Ediciones Godot y Gourmet Musical, o La Coop, una alianza entre 14 sellos independientes para gestionar la distribución de tales sellos.

Gran parte de la información brindada en esta trabajo se desprende de la investigación para la tesis de la Maestría en Industrias Culturales de la Universidad Nacional de Quilmes, «»Letra chica. Producción, distribución y comercialización de las editoriales independientes (2011-2015)»», la cual está en desarrollo.

Bibliografía:

  • Becerra, M. y Mastrini, G. (2009). El problema de la concentración. En Los dueños de la palabra. Buenos Aires: Prometeo.
  • Becerra, M. y Mastrini, G. (2017). La concentración infocomunicacional en América Latina 2000-2015: nuevos medios y tecnologías, menos actores. Bernal: Universidad Nacional de Quilmes.
  • Bourdieu, P. (1995). Las reglas del arte. Génesis y estructura del campo literario. Barcelona: Anagrama.
  • Bourdieu, P. (2000). Una revolución conservadora en la edición. En Intelectuales, política y poder. Buenos Aires: Eudeba.
  • Colleu, G. (2008). La edición independiente como herramienta protagónica de la bibliodiversidad. Buenos aires: La marca Editora.
  • Hawthorne, S. (2018). Bibliodiversidad. Un manifiesto para la edición independiente. Buenos Aires: La marca Editora.
  • Zallo, R. (1988). Economía de la comunicación y la cultura. Torrejón de Ardoz: Akal.
  • Zallo, R. (2007). La economía de la cultura (y de la comunicación) como objeto de estudio. Zer. Revista de estudios de comunicación, Nº 22, pp. 215-234.»

Publicaciones Relacionadas